•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Para Miguel “Alacrán” Berchelt llegó un momento en su pelea ante Francisco Vargas que le dolía pegarle a un “gran campeón” como lo era el “Bandido”, pero al final la búsqueda de su sueño, los recuerdos de lo que le tocó padecer en la infancia y el sacrificio en el gimnasio le obligaron a seguir adelante hasta conquistar el campeonato súper pluma del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

“Me dolía pegarle a un gran campeón, a un mexicano, pero del otro lado estaba mi sueño, yo quería el cinturón que él tenía y ahora está en mi pecho. Siempre soñé con el cinturón verde y oro desde niño y se siente muy bien”, dijo Berchelt tras recibir el cetro que lo acredita como campeón de las 130 libras en el CMB.

“No me creo aún que pueda ser campeón del mundo, que mi nombre esté al lado de Chávez, Argüello, Barrera, Morales, puedo decir que entré a la historia con letras de oro, cada que se hable de mí dirán que soy un gran campeón mundial de boxeo, no hay otro cinturón más bonito”, añadió el cancunense avecindado en Mérida, Yucatán.

Fe inquebrantable

Berchelt aprovechó el momento en que recibía el cinturón para recordar también los pasajes más difíciles de su vida, los que hicieron que hoy esta historia sea gloriosa. “Mi madre siempre estuvo en las buenas y en las malas, cuando perdí que sentí que la carrera se me caía, me dijo que levantara la cara, que la vida de eso se trataba, caer y levantarse, nadie golpea más duro que la vida. Así que quién no podría aguantar 12 rounds en un ring, eso es fácil”, recordó.

“Agradezco a Dios, sin Él nada de esto sería posible, por esas veces que nunca me dejó solo, llegué a Mérida buscando un sueño, un niño de 18 años, con una maleta llena de sueños, dejando a mi madre, mis dos hermanas en Cancún, batallando a veces para comer, para levantarme, todo eso valió la pena, dicen que Dios aprieta pero no ahorca, me levanté de las adversidades”, sentenció.

Mario Abraham y Fernando Beltrán, copromotores de Berchelt, destacaron el valor de un joven que fue con todo en contra y que con gran estrategia, trabajaba con Alfredo Caballero, sacó la casta a la hora buena y dejaron ver que podría hacer una defensa en Yucatán o Quintana Roo en unos meses.

“Espero llegar a un acuerdo con el señor Akihiko Honda que promueve a Takashi Miura, el retador mandatorio, si no llegamos a un acuerdo podríamos ir a subasta y estamos seguros que nos la traemos a México, la idea es que Berchelt defienda en México, no sabemos si con Miura”, indicó Beltrán, director de Zanfer.

Mauricio Sulaimán, presidente del CMB, felicitó a Berchelt por la conquista y aseguró que Vargas deberá descansar un buen tiempo antes de pensar en combatir de nuevo, pues debe recuperarse de las heridas que causó este combate y que ha venido acarreando desde las batallas con Takashi Miura y Orlando Salido.