•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Al regreso de la excampeona mundial Jackie Nava solo le faltó el nocaut. Ante una buena entrada en el gimnasio Pablo Colín de Cuautitlán Izcalli, la diputada tijuanense dio muestras de su calidad al dominar durante 10 episodios en peso Supergallo a la venezolana Ana María Lozano, quien tuvo que cambiar sus ánimos de victoria para evitar una detención temprana en la velada de Zanfer.

La “Princesa Azteca” no peleaba desde febrero de 2015 pero dejó en claro que tiene el suficiente compromiso para subirse al ring con cualquiera en las 118 o 122 libras, pues además, tuvo que arriesgar para evitar que la pelea fuera aburrida ante la efusividad de la vinotinto que se quedó con marca de 13-6-1 y 10 nocauts. Nava mejoró a 33-4-3 y 14 nocauts.

Las tres tarjetas fueron de 99-91, 97-93 y 97-93, respectivamente, para la mexicana de 36 años y reflejaron su dominio en la entretenida reyerta en la que conquistó el campeonato Supergallo Internacional del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

En el arranque de la pelea, a la tijuanense le costó un poco afinar la mira, estuvo fuera de distancia y no pudo meter sus manos como pretendía ante la insistencia con el jab de Ana María, quien tampoco podía hacer daño como para pensar en una sorpresa inicial tras el ayuno boxístico de dos años de la excampeona.

Jackie se fue asentando y para el tercero ya dominaba la pelea con doble izquierda al hígado y al rostro, y cruzado de mano derecha que de vez en vez impactó el rostro de la venezolana, aunque nada que hiciera pensar en un nocaut por parte de la mexicana, quien, impulsada por la afición mexiquense, iba al frente arriesgando a veces demasiado.

Más efectiva

A partir del sexto episodio y ante la desesperación de no poder colocar sus impactos como pretendía, Lozano peleó en reversa, pero ahora tirando menos porque la presión de la tijuanense fue cada vez mayor y le dejaba menos tiempo a la ofensiva pese a sus ligeros destellos. De cualquier forma, Jackie colocó mejor la izquierda abajo y arriba.

En el octavo logró Jackie que se parara cada vez más al intercambio la vinotinto, pero aún ahí trataba de defenderse como podía Ana María, que ya fue moviendo la cintura, tirando algunos impactos sin mucha fuerza, recargándose en las cuerdas o simplemente abrazando. Nava se animaba cada vez que la conectaba sólido.

Intentó Jackie lograr el nocaut pero no le alcanzó a la diputada federal para coronar su regreso al ensogado con un triunfo por la vía del cloroformo, aunque dejó ver que pese a los dos años de descanso sigue teniendo clase y hambre.