•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Me gustaría pensar que existe en Nicaragua un equipo que pueda desafiar y doblegar al Real Estelí. Lo digo y me contradigo porque sería en vano. Sí, después de establecer un récord centroamericano de partidos sin conocer la derrota, con 46, el club norteño se presta a hilvanar una marca escandalosa que difícilmente otro conjunto de la región podrá superar.

El calor que provoca la superación de una marca que perduró 40 años en poder del Comunicaciones FC de Guatemala (1976-77), coloca una manta de triunfalismo sobre el “Tren del Norte” que, a su vez, dificulta visualizar los factores externos que le permitieron establecer dicho registro. Nadie puede cuestionar el dominio de los estelianos, la forma y efecto de su juego, pero, a su vez, es una campanada de alarma para el futbol de Primera División nacional.      

Hay que preguntarse en frío, ¿qué club es capaz de descarrilar al “Tren”? ¿Cuándo otro u otros equipos arrinconarán a los estelianos y los despojarán del premio grande al final de la temporada? Y no se trata de que Ferretti haya ganado el Campeonato Nacional en la campaña 2014-15 o que la UNAN-Managua se quedara con el título del Apertura 2015-16, me refiero a un grupo consistente, que cada temporada anime la clasificación, que logre resultados improbables.

De momento, no hay un club con esas características. Entonces, cuánto beneficia a los estelianos caminar sin tropezar, cómo podrán medir su nivel de cara a torneos internacionales y finalmente para qué sirve su récord. Mientras se lo sigan permitiendo está bien que aprovechen, en las circunstancias actuales del balompié de Primera División sería lamentable que un conjunto que siquiera apuesta a quedarse con el título del Clausura rompa tan elaborado registro.

Porque no se trata del récord, el dilema es la falta de competencia, al menos para los rojiblancos. Entre el segundo y décimo puesto de la clasificación se dan los resultados inesperados. El fin de semana pasado, en San Marcos, el Club Deportivo Walter Ferretti paró cara a los norteños en el empate 1-1, siendo ese el “rival directo” del Real Estelí de cara al campeonato. Antes, en la primera jornada, el “Tren” despachó 3-0 al CD Sébaco, ni imaginar lo que hará este sábado contra el Nandasmo FC en el Independencia.

Leo y me río -con sarcasmo- de las comparaciones que realizan diarios internacionales sobre los 46 juegos invictos del Real Estelí, que superó los 40 del Real Madrid y los 44 de la Juventus de Turín. Viendo por el retrovisor, el equipo merengue salió ileso ante el FC Barcelona, Atlético de Madrid, Borussia Dortmund, París Saint Germain, Águilas del América y otros clubes de fama mundial, plagados de estrellas. La “Vecchia Signora” lo hizo nada más en Liga, ante el acoso de los “Gigantes” Inter de Milán, AC Milan, AS Roma, Napoli, Lazio, Fiorentina y compañía.

Ya lo dijo Henri Fr. Amiel, el del “Diario íntimo”: “Mil cosas avanzan, novecientas noventa y nueve retroceden, esto es el progreso”. El equipo esteliano ha hecho los méritos para ser considerado el todopoderoso del futbol nacional, año tras año mejora sus debilidades y consolida sus virtudes, dispone del material humano necesario para meter miedo, tiene la base de la selección absoluta. Mientras los rojiblancos dan pasos agigantados, otros retroceden, la mayoría.
Quisiera creer que existe un equipo que pueda doblegar al Real Estelí, quizá Juventus, Diriangén, Chinandega FC o UNAN. De nuevo, me arrepiento, cuál de los anteriores se mira después de 18 jornadas en la cima de la clasificación, acaso alguno se cree superior y favorito para adjudicarse el título de Campeón Nacional. Lo dudo. 46 juegos sin derrotas, 13 empates, 101 goles anotados, 16 permitidos, es un récord destacable y alarmante. Pero, ¿qué pasa con esta Liga?