•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El PSG (2º) se impuso ayer al Lille (12º) 2-1 en la 24ª jornada de la Ligue 1 gracias a un tanto en el minuto 92 del brasileño Lucas Moura, siguiendo la senda del Mónaco (1º), que venció antes 2-1 al Montpellier (13º).

El PSG mantiene de esta manera los tres puntos de distancia que le separaban del líder, el Mónaco, antes de comenzar la jornada. El Niza (3º), que jugará hoy ante el Saint-Etienne (5º), está a 6 del equipo del Principado.

En el Parque de los Príncipes abrió el marcador el uruguayo Edinson Cavani (70) con un afortunado remate de hombro tras una falta que colgó el argentino Ángel Di María y que el jugador del Lille, Ricardo Kishna no acertó a despejar.

Cuando todo parecía indicar que el partido terminaría así, un error garrafal del portero local, Alphonse Areola -intentó salir de su área regateando y le dejó un remate franco al delantero rival Nicolas De Préville- supuso las tablas (86).

El PSG logró rehacerse en el último suspiro merced a un fuerte disparo de Di María que el arquero de la escuadra visitante Vincent Enyeama rechazó en primera instancia. El balón, sin embargo, le quedó botando a Lucas, que unos minutos antes había sustituido al alemán Julian Draxler, y solo tuvo que empujarlo. 

El equipo de la capital de Francia sigue mostrando síntomas de  zozobra, toda vez que no logra imponer su juego en muchas fases del partido. El de ayer fue un claro ejemplo.

En el otro gran partido de la jornada, el Mónaco, líder de la Ligue 1, sufrió para vencer 2-1 en el estadio del Montpellier (13º).

El polaco Kamil Glik abrió el marcador en el minuto 16 tras rematar de cabeza una falta botada por el centrocampista Thomas Lemar y solo cuatro después, en el 20, Kylian Mbappé puso el 2-0 al aprovechar otro pase en profundidad de Lemar.

Hilton, goleador a los 39

El Montpellier acortó distancias al poco de comenzar la segunda parte (min. 47) con un tanto del brasileño Vitorino Hilton, que a sus 39 años se convirtió en el goleador de más edad del campeonato francés del siglo XXI.

Entonces el equipo local, comandado por la excelente zurda de su número 10, Ryad Boudebouz, se volcó en el área visitante pero no tuvo suerte. El Mónaco terminó el partido con 10 hombres, tras la expulsión de Jemerson por dos amarillas en el 88.

El equipo del Principado, que aspira a romper el reinado de cuatro títulos consecutivos del PSG, sufrió las lesiones de Valère Germain y Djibril Sidibé, que podrían perderse el cruce de octavos de Champions frente al Mánchester City en dos semanas.