•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cuando se dio a conocer la lista de los Dantos para la campaña del 2016 del Campeonato de Beisbol Superior Germán Pomares Ordóñez, los vaticinios fueron contundentes: ese equipo debe ser campeón y así fue. Este año, los augurios no pueden ser distintos, pues la forma en la que los actuales monarcas se han conformado no admite lugar a dudas sobre su amplio favoritismo para revalidar el título. De la mano de Cruz Ulloa, el mánager que en su debut como timonel los llevó a la cima, el conjunto capitalino buscará el bicampeonato.  No le pongan sello, pero sí procuren no perder de vista a esta “Maquinaria roja” que se perfila destructiva.

Nadie conoce más de la estructura de estos Dantos versión 2017 que el propio Ulloa, veterano de hablar sincero y fácilmente reconocible por la peculiaridad de su bigote. “Estoy más que seguro de que tengo un equipo mejor que el del año pasado, así me lo han demostrado los muchachos en los entrenamientos y partidos de fogueo. Estos Dantos tienen los recursos necesarios para conseguir el bicampeonato. Estamos en la cima y no queremos que nos bajen. No lo vamos a permitir”, expresó el timonel, tras un duelo amistoso, en el que su novena empató a 10-10 con los Indios del Bóer, uno de sus grandes rivales en el campeonato. 

Su primera escuadra  

A 14 días de que inicie el campeonato, Ulloa ya tiene definida la novena con la que debutará ante Madriz en el Estadio Nacional. El muchacho Guzmán será el cácher, la primera base será custodiada por Rafael Estrada, la segunda por Ronald Garth, la tercera por Ofilio Castro y el responsable de las paradas cortas será el habilidoso Benjamín Alegría, una de las nuevas incorporaciones del equipo. Los jardines estarán vigilados por William Rayo (derecho), Darrel Walter (central) y Keyner Serrano (izquierdo). Al igual que en la temporada anterior el veterano y todavía útil Juan Oviedo será el bateador designado.  

La rotación de los Dantos la integran Jorge Bucardo, Gustavo Martínez, Jason Laguna y Carlos Berríos, este último es un prospecto del que Ulloa pronostica muy buenos resultados. “Ese muchacho al que he decidido dejar como cuarto abridor puede hacer una gran trabajo en el Pomares, yo recomiendo que no lo pierden de vista”, señaló el timonel.  

Tras esos cuatro abridores, aparecerán como relevistas medios Claudio Hernández, Samuel Estrada, Hilario Urbina y Henry Córdoba, a la espera de poder contar con los servicios de José Luis Sáenz, quien sería el cerrador. 

No hay forma de negar el gran material humano con el que cuentan los Dantos para esta campaña y Ulloa lo sabe mejor que nadie. “Tengo un equipo compacto, es cierto que no es tan rápido, pero tiene un respetable nivel ofensivo. Esa tanda central conformada por Garth, Ofilio, Oviedo y Darrel es muy prometedora y lo es más si se le suma el aporte de William Rayo, Rafael Estrada y Alegría”, concluyó el mánager, que a esta edición se presenta con más experiencia y mayor confianza.

Juan Oviedo: “Debieron darme un chance” Cruz Ulloa (vendado) espera repetir el título de campeón.

Harold Briceño Tórrez

Que el nombre de Juan Oviedo no haya aparecido en el róster de ninguno de los cuatro equipos que participaron en la pasada edición de la Liga de Beisbol Profesional Nacional (LBPN) fue una sorpresa, sobre todo porque el veterano pelotero venía de tener una campaña de muy buenos números con los Dantos en el Germán Pomares. El mismo Oviedo se quedó a la espera de que alguna de las franquicias lo contratara, pero nunca recibió una propuesta.

“Me pareció mal que ningún equipo se interesara por mí, sentí que me estaban retirando, algo que no es correcto, porque se retira a un pelotero cuando no está haciendo un buen trabajo, pero yo he demostrado lo contrario, tanto dentro del país como con la selección. Nunca he sido de los peloteros que están en un equipo sin merecerlo, siempre he demostrado que tengo el nivel para jugar. Creo que debieron darme chance, yo estoy seguro que hubiera bateado más que muchos extranjeros de los que vinieron a esta liga, que por cierto fue peor que las ediciones anteriores”, comentó Oviedo.

Asimismo, manifestó que “deseo jugar dos años más, aunque siempre me pongo metas, por ejemplo, si este año no bateo al menos 100 imparables y no logro construir un promedio ofensivo igual o mayor a 300 puntos, consideraré la posibilidad de decir adiós. Creo que no sería un mal momento para hacerlo, pues he logrado acumular cifras excelentes, como los 1,517 hits, los cien jonrones y este año podría llegar a los cien robos de bases”. 

Consultado sobre qué haría tras su retiro, Oviedo expresó que los dirigentes de los Dantos le han propuesto quedarse permanente en el equipo como entrenador, trabajo que asegura le gusta hacer y considera tener el carácter para ejercerlo.