•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Walter Castillo nunca se ha negado a pelear con nadie. Es un boxeador valiente, aguerrido, y siempre dispuesto a enfrentar a los mejores. Cuando Walter ya tenía cierto prestigio a nivel nacional, Arriaza apenas daba sus primeros pasos de novato en el boxeo profesional, pero eso fue cambiando con el transcurrir del tiempo, el chinandegano con su pegada fulminante se convirtió en un pugilista generador de respeto, obviando su poca experiencia y juventud.

Esta semana, Arriaza dijo que le gustaría pelear con Walter Castillo en 147 libras. Sin duda, sería un combate sumamente explosivo, el estilo de ambos de ir hacia el frente provocaría que salgan chispas en el ring y la gente respondería asistiendo a ver este choque. Hace muchos años que no se ve un enfrentamiento de ribetes espectaculares en Nicaragua, la creación de diversas promotoras ha aislado a los peleadores, concretar los duelos es difícil porque que se protegen más los intereses que el espectáculo.

Reconoce pegada

“Siempre estoy dispuesto a pelear con cualquiera. Arriaza es un peleador que pega muy fuerte, hemos guanteado algunas veces, pero le gano, soy mejor que él”, dijo Castillo, quien regresará al ring en marzo próximo enfrentando a Kermin Cintron en Santander Arena, Reading, en Pennsylvania, Estados Unidos.

Castillo tiene un récord de 26 victorias (19 nocauts), 4 derrotas, y 1 empate. Por su parte, Arriaza está invicto con 13 triunfos, 10 por la vía del cloroformo. A corto plazo se vislumbra muy complicada la realización del enfrentamiento por los compromisos que ambos tienen en los meses próximos, además batallan por ganarse un nombre en Estados Unidos en un peso muy complejo como lo son las 147 libras. Sin embargo, la disposición de los dos peleadores por intercambiar metralla abre la puerta de la esperanza a que se convierte en realidad este choque explosivo.