•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El estadio Da Luz de Lisboa y el Parque de los Príncipes de París inauguran mañana el arranque de los octavos de final de la Liga de Campeones, que se resolverá a lo largo del próximo mes con los dieciséis partidos —ida y vuelta— repartidos en cuatro semanas.

El encuentro entre el Benfica y el Borussia Dortmund y el del París Saint Germain ante el Barcelona inauguran las eliminatorias que marcan el camino, sin margen de error, hacia la final de Cardiff, el sábado 3 de junio. El Barcelona vuelve a cruzarse con el París Saint Germain. Será la tercera vez que coincidan en el último lustro, con un resultado siempre favorable para el equipo español, que se mostró superior.

El cuadro francés, que nunca ha superado los cuartos de final en el torneo, vive tiempos nuevos de la mano de Unai Emery. Fuera del liderato de la Ligue 1 que dominó autoritariamente en los tiempos recientes aspira a dar un golpe definitivo en Europa, donde se ha quedado a medio camino en las últimas temporadas. El cuadro de Emery, reforzado por el alemán Julian Draxler en el mercado de invierno, podrá contar con el meta germano Kevin Trapp y el volante italiano Marco Verratti, que estuvieron lesionados. Serán baja los argentinos Javier Pastore y Giovani Lo Celso y el polaco Grzegorz Krychowiak.

El Barcelona, por su parte, inmerso con grandes opciones en todas las competiciones, puede convertirse en el primer equipo en la historia que alcanza los cuartos de final por décima ocasión seguida en la Liga de Campeones. No estará en la ida el argentino Javier Mascherano, lesionado.  Al mismo tiempo, Lisboa contemplará el arranque del partido entre el Benfica y el Borussia Dortmund. El cuadro lisboeta aspira a alcanzar los cuartos de final por tercera vez en las últimas seis ediciones.

Madrid ante el Nápoles

El miércoles será el turno, precisamente, del conjunto blanco, que recibe al Nápoles, y del Bayern Múnich, que espera al Arsenal. El cuadro español, vigente campeón, avanza en la defensa de su corona. Zinedine Zidane ha logrado recuperar a casi todos los lesionados, que estarán en el Bernabéu para el primer envite ante el combinado transalpino, que acumula 17 encuentros sin perder e intenta cuestionar el liderato de la Serie A al Juventus.

Invicto en la fase de grupos, el Madrid busca alcanzar los cuartos de final por séptimo año consecutivo y tiene el punto de mira puesto en convertirse en el primer equipo en defender con éxito el título en la era de la UEFA Champions League. Una situación muy diferente a la del cuatro italiano, que regresa con tres españoles, dos exjugadores del club blanco, Raúl Albiol y José Callejón, y el meta Pepe Reina.

Choque violento

El enfrentamiento entre el Bayern Múnich y el Arsenal es uno de los que más alicientes advierte en estos octavos.

Especialmente importante para el conjunto londinense, eliminado en los octavos de final en las seis ediciones precedentes. En dos de ellas, en el 2013 y el 2014, fueron apeados, precisamente, por el campeón alemán.

En contra de lo que suele ser habitual, el Bayern que esta temporada entrena el italiano Carlo Ancelotti afronta el cruce como segundo de grupo.  Con estos dos choques se echará el cierre a la primera ronda de octavos.