•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Fue la conversación más larga que las dos superestrellas tuvieron desde la salida de Kevin Durant. En ese momento, los Golden State Warriors estaban arriba por 18 sobre el Thunder con 4 minutos, 25 segundos restantes en el tercer cuarto del sábado.

Ese intercambio en miniatura ejemplificó la frustración de Durant al jugar junto a Russell Westbrook durante esos ocho años con el Thunder. Siempre fue: “Estoy llegando. Estoy llegando”. Mientras tanto, el equipo no fue a ninguna parte.
Westbrook desplegó un juego de 47 puntos, con 11 rebotes y 8 asistencias el sábado. Sin embargo, perdió la pelota más de 11 veces, y los Warriors salieron del Chesapeake Energy Arena con una victoria 130-114.

Durant registró la mayor cantidad de puntos del equipo con 34 y 9 rebotes. Él está promediando 37.7 puntos contra el Thunder, y los Guerreros van 3-0 contra ellos en la temporada. El concurso del sábado fue uno que estuvo a la altura de la facturación de Westbrook-Durant. Para sorpresa de todos, tuvieron algunas situaciones mano a mano.

Una fuente del equipo dijo que el entrenador de los Warriors, Steve Kerr, fue el que creó la idea de cambiar a Durant sobre Westbrook en el medio del tercer cuarto. Kerr nunca antes había asignado a Durant defender a un base. Uno de los jugadores dijo a ESPN que fue una táctica que funcionaba.

Un gran duelo

Westbrook no pudo resistir el impulso de pasarle por encima a su excompañero de equipo. El escenario era demasiado imponente; el mundo del baloncesto estaba babeándose por ello. Tenía que darle al público lo que quería. Según datos de ESPN Stats & Information, Durant guardó Westbrook en un total de siete jugadas. Westbrook fue 2-de-5 por ocho puntos en esas jugadas y tuvo una pérdida de balón.

Los Warriors hicieron que Westbrook se fuera al uno contra uno en vez de ejecutar la ofensiva. Las ocho asistencias de Westbrook representaron 19 puntos. Pero eso fue casi compensado por sus pérdidas de balón, que equivale a 15 puntos para los Warriors, según la investigación de ESPN Stats & Information.

Durant ha visto cómo esa película termina en demasiadas ocasiones. Necesitaba un cambio. La constante desconexión en la cancha con el Thunder, particularmente en el extremo ofensivo, comenzó a notarse mentalmente en Durant tan pronto como en su segunda temporada juntos, dijeron fuentes de la liga a ESPN. A lo largo de su estancia en OKC, Durant pidió más movimiento de la bola. A veces, parecía que el Thunder podría haber superado ese problema, pero nunca fueron consistentes.

Solo por puro talento, la unión de Durant con Westbrook instantáneamente catapultó al Thunder a ser uno de los mejores equipos de la liga. Pero al ir contra un equipo con gran talento y disciplina eran superados.

Divorcio necesario

Durant deseaba la continuidad y sus compañeros de equipo estaban dispuestos a sacrificarse por el mejoramiento del equipo. Después de nueve temporadas con la franquicia, no estaba convencido de que alguna vez ocurriría.
Durant y Westbrook nunca fueron los mejores amigos. Eran buenos compañeros de equipo, parecidos a los buenos vecinos. Parecía que Westbrook quería los números; Durant quería las victorias. Siempre fue un choque interno, apilado en 82 partidos con la oposición. Sus objetivos eran diferentes, y por esa razón, el emparejamiento ya no podía continuar.

“Él juega para su equipo, yo juego para mi equipo”, dijo Westbrook. “Que haga lo suyo, yo hago lo mío y eso es todo. Simple y sencillo”. En esta noche, Durant no gritaba: “Estoy llegando”. Él vino y se fue con la victoria. Era necesario un divorcio.