•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Emmett Lang Salmerón está consciente de la imperiosa necesidad de pisar el acelerador, en busca de proporcionar la mejor preparación posible a nuestros atletas, mientras se inicia el acercamiento a los Juegos Centroamericanos programados para el mes de diciembre de este año. “Confío en el trabajo de las federaciones y el sentido práctico de sus propuestas”, dijo el dirigente, agregando: “Frente al compromiso de producir resultados, estamos cerrando filas y tratando de no dejar fisuras. Para eso disponemos de un equipo de trabajo funcional que ha conseguido suficiente experiencia”.

A MULTIPLICAR ESFUERZOS

Y como parte de esa preparación, está la búsqueda de un fogueo que someta a pruebas exigentes  a los deportes con mayores posibilidades de facilitar medallas, algo que precisamente, con Emmett al frente del Instituto y del Comité en los años 80, se logró plenamente aprovechando las conexiones con una serie de países encabezados por Cuba, la República Democrática Alemana (RDA), Bulgaria, Rusia y otros países y que ahora obliga a multiplicar esfuerzos para convertirlo en algo real.

El impresionante y hasta hoy irrepetible salto cualitativo que mostró el deporte pinolero en 1986 y1990 en los Juegos regionales efectuados en Guatemala y Honduras, fue posible por haber conseguido el aporte decidido de entrenadores capaces y poder enviar a nuestros mejores atletas al exterior, a pulir sus facultades atravesando por intensos adiestramientos y competencias, que sacaron lo mejor del potencial de cada competidor pinolero. Eso ahora no es tan viable.

RESPALDO EN ADIESTRAMIENTO

Eso sí, Emmett ha garantizado entrenadores cubanos en 15 deportes, entre ellos el boxeo, que pretende en estos Juegos un resurgimiento llamativo, dominando el escenario como en otros tiempos. “Los antecedentes de adiestradores cubanos hablan claramente de su efectividad. Así que debemos considerar que el proceso evolutivo de los atletas colocados bajo su responsabilidad, es algo seguro. Pese a las limitaciones, se proporcionará un respaldo a los atletas”, apuntó.
Sobre la relación entre el instituto, el comité y la alcaldía, que maneja el proyecto de las instalaciones opina que se ha logrado “rimar” de la forma adecuada para asegurar una suma de esfuerzos muy productiva, agregando: “Insisto, vamos a vivir uno de los mejores años del deporte en Nicaragua. Obtendremos resultados y el camino hacia el progreso quedará pavimentado”.