•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En Port Charlotte (Florida) los nicaragüenses Erasmo Ramírez y Kevin Gadea dieron ayer los primeros pasos hacia el asalto del palacio de sus sueños. El primero, establecido en las mayores, buscará afanosamente quedarse con el quinto puesto de la rotación de abridores de los Rays de Tampa Bay, mientras que el segundo, escogido a través de la Regla V, intentará demostrar que ya cuenta con el potencial para hacer el equipo grande.

Ambos lanzadores enfrentaron con entusiasmo y seguridad el primer día del spring training de Tampa Bay. Además de una sesión de lanzamientos, Erasmo trabajó recibiendo toques de bola y Kevin lo hizo fildeando roletazos que van de frente al montículo. Fue para los nicaragüenses un inicio poco exigente, aunque clave para dejar una primera impresión positiva de lo que tienen para aportarle al equipo.

Gadea tiene una batalla interesante. Su misión es impresionar, convencer y destacar entre tantos competidores. Ayer, en su primer entrenamiento, el muchacho le causó buena impresión al mánager Kevin Cash, quien afirmó a la prensa estadounidense que le agradó el trabajo de Gadea, pues mostró un gran control y manejo de la zona de strikes.

Si bien es cierto que Gadea no tiene frente a sí un reto sencillo, esa primera impresión dejada en Cash tiene un valor significativo, sobre todo cuando el mánager que fue clave en el resurgimiento de Erasmo, ha señalado que pondrá especial interés en Gadea. Tomando en cuenta este primer día, los pasos de Kevin parecen enrumbarse hacia la grandeza.

Erasmo en la pelea

Ramírez, que en sus cinco temporadas en las mayores acumula 25 victorias y 29 derrotas, es de entre los nicaragüenses el más seguro en su equipo, sin embargo, él quiere alcanzar un nivel de protagonismo más alto y pasar de relevista a quinto miembro de una rotación de abridores que encabezan Chris Archer y Jake Odorizzi, con Alex Cobb y Blake Snell como los probables 3 y 4.

Alcanzar ese puesto no será una tarea fácil para Erasmo, que además de sus recursos como lanzador cuenta con el carácter necesario para mantenerse enfocado y ganarse, de una vez por todas, la confianza del mánager Kevin Cash.

El rivense deberá enfrentar a lanzadores como Matt Andriese, Chase Whitley y el recién adquirido José de León, que amenaza con pelear fuertemente por el puesto.

Las posibilidades de que Erasmo logre su sueño dependerán mucho de si se muestra tan efectivo como lo hizo en el inicio de la temporada anterior, cuando se convirtió en el lanzador más destacado de los Rays pese a estar trabajando como relevista. Una combinación de enfoque, control y variedad de lanzamientos le permitirán a Erasmo demostrar que tiene madera. Creo que este será un año clave para Erasmo en cuanto a su establecimiento como figura de una rotación.