•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A deber. Melvin López, el muchacho a quien apodan “Melo”, antes de debutar en el boxeo profesional era considerado un pugilista que iba a impactar; sin embargo, eso no ha sucedido. López está invicto con 8-0, pero deja más dudas que certezas, no es el peleador dominante y avasallador que todos esperaban. Ante rivales de exigencia mínima, se complica, sus armas se esconden y pasa complicaciones. El próximo 24 de febrero, Melvin regresará al ring para enfrentar a José Rizo en la cartelera de Nica Boxing. El peso en el que peleará es 115 libras, una categoría en la que no se ve bien, su pegada disminuye drásticamente y recibe castigo. A pesar de mantenerse invicto, no ha sido el prospecto impactante que muchos esperábamos. Todavía puede mejorar, pero lo mejor es que vuelva a 108 libras. Es allí donde se le proyectaba como un campeón mundial.

Díaz con Búfalo. En busca de resucitar su carrera, Daniel “el General” Díaz firmó un contrato promocional con la promotora Búfalo Boxing, dirigida por Rosendo Álvarez y su esposa Ruth Rodríguez. Díaz no pelea desde el 5 de diciembre del 2015, cuando derrotó a Lester Medrano por decisión mayoritaria. Aún no se sabe la fecha de su regreso al ring, pero todo indica que sería incluido en el evento que se celebrará el 1 de abril en el Puerto Salvador Allende. “El General” tiene un récord de 22 victorias (15 nocauts), 7 derrotas y 2 empates. En el 2015 solamente peleó en dos ocasiones.

“Gallito” indeciso.  Byron Rojas continúa de vacaciones en Michigan, Estados Unidos, sin fecha de regreso y sin todavía definir con quién firmará para continuar proyectando su carrera, en busca de otro título mundial. “Todavía no me decido, estoy esperando la mejor oferta, la que más me convenga”, asegura el excampeón mundial matagalpino, quien está entrenando y sale a correr por las mañanas.

Pablo Osuna, de Nica Boxing, y Rosendo Álvarez, de Búfalo Boxing, son los pretendientes con más posibilidades de trabajar con Byron, un muchacho disciplinado, entregado en el gimnasio, humilde fuera del ring y aguerrido en cada batalla contra sus rivales.