• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El leonés Oliver Flores dejó una gran impresión en Puerto Rico. Con un poco más de ímpetu y empuje, el boxeador nicaragüense estuvo cerca de protagonizar una sorpresa utópica si derrotaba al prospecto Félix Verdejo el pasado 2 de febrero. Perdió, pero su presentación ahora le está abriendo las puertas a tener combates sumamente importantes, ahora podría enfrentar a otro boricua, Alberto “Explosivo” Machado, un muchacho invicto de 16 triunfos, 14 por la vía rápida.

Machado, quien pertenece a la promotora Miguel Cotto Promotions, será el encargado del pleito estelar de un cartel boxístico que se celebrará el 1 de abril en el Complejo Ferial de La Perla del Sur, Puerto Rico. Según una nota del periódico boricua El Nuevo Día, en la baraja de rivales suena muy fuerte el nombre de Oliver, a quien todavía no le han comunicado absolutamente nada de ese posible combate.

“Nosotros se la sugerimos -la pelea con Oliver- y a su equipo de trabajo y les gustó”, explicó Héctor Soto, ejecutivo de Miguel Cotto Promotions y presidente de H2 Entertainment. “Fueron tres los nombres que le sometimos a su manejador, Juan de León, y a él le gustó Oliver Flores. Estamos hablando con Flores. A su manejador (Ray Campbell) le gustó la pelea. Ahora mismo estamos en la negociación económica”, agregó.

Dispuesto

A Flores le tomó por sorpresa la información publicada en Puerto Rico. Dice que todavía nadie se ha comunicado con él, pero que en los próximos días iba a llamar su apoderado para saber si esa posibilidad se convierte en una realidad.

“A mí me gustaría pelear en Puerto Rico otra vez, pero quiero que me avisen con tiempo. Todavía no he hablado nada de negociación con nadie, pero de ser cierto lo que vi en ese periódico, estoy dispuesto a pelear. Ya estoy entrenando, preparándome para cualquier oportunidad”, dijo Flores.

Oliver tiene un atractivo récord de 27 triunfos (17 nocauts), 3 derrotas y 2 empates. Ha perdido sus últimas dos peleas, pero ante Verdejo el leonés se creció, castigándolo severamente y poniéndolo en malas condiciones. Incluso en algunos lapsos del combate se creyó que Flores podía noquear y llevarse un triunfo inesperado. Ahora se le podría abrir una nueva oportunidad de resurgir, pues un triunfo ante Machado lo proyectaría, incluso a una pelea de título mundial.