• |
  • |
  • Edición Impresa

En los años de su apogeo, no hace mucho, era una mala noticia para los bateadores tener que enfrentar a Elvin Orozco. El derecho matagalpino se ganó la fama de ser un ponchador mortífero, pues sin importar la situación que enfrentara o el uniforme que defendiera, solía hacer abanicar a sus rivales, exhibiendo casi siempre un soberbio promedio de ponches por entradas.

Sin embargo, en pasadas temporadas, producto de las lesiones, su rendimiento no fue el mismo y todo indica que ese mal momento se extenderá hasta este año, en el que no fue inscrito por los Indígenas de Matagalpa para participar en el venidero Campeonato de Beisbol Superior Germán Pomares Ordóñez por encontrarse nuevamente lesionado.

¿Será cansancio?

De forma inevitable, saltan al escenario una serie de cuestionamientos sobre el panorama actual de Orozco, que en el 2009, siendo un muchacho de 21 años y perteneciente a la organización de los Yanquis de Nueva York, mantuvo sin hit ni carreras durante 5.1 episodios a la artillería de Cuba. ¿Acaso está el matagalpino ante el fin del máximo nivel de su brazo? ¿Es su bajo rendimiento producto de su escopeta extremadamente cansada? No es un secreto el sobreuso que ha sufrido la diestra de Elvin, el ponchador que ya no tiene la vitalidad que por última vez mostró en el 2015, cuando con los Indígenas construyó un balance de 9-0 en 12 juegos, incluyendo un salvamento y una efectividad de 1.73.

En la temporada del 2016, volviendo de una lesión, se mostró lejos, pero muy lejos, de su mejor versión. Participó en ocho juegos, todos ellos como relevista, forjó un récord de 2-1, no salvó y lanzó para 8.74. Un brazo cansado y las constantes lesiones lo han privado de seguir a plenitud con su carrera.

Esto no significa que la trayectoria de Orozco ya llegó a su fin o que este sea candidato próximo al retiro, aunque sí podría ser una señal clara de que difícilmente volveremos a ver al lanzador mortífero que en el 2012 eliminó por la vía del ponche a 148 rivales en casi 130 episodios o al mismo que en el 2014 fusiló a 174 en 160 entradas. Por ahora su futuro es incierto, habrá que esperar cómo regresará después de esta nueva lesión.