Haxel Rubén Murillo
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Cuántas oportunidades tendrá que recibir Carlos Buitrago para convertirse en campeón mundial? No lo sabemos. Hasta el momento lleva tres y este año volverá a disputar título por cuarta ocasión en su carrera. En Nicaragua, el pugilista con más chanches perdidos es el leonés Julio “Yambito” Gamboa. Al “Chocorroncito” le ha faltado de todo: un poco de suerte, falta de valentía, y carencia de enfoque y compromiso.

A estas alturas, Carlos debería ser campeón mundial, pero ha fracasado por diferentes razones. Una mala jugada de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) le quitó un título que en teoría había ganado en el ring contra Julián Yedras. Tuvo un empate contra el filipino Merlito Sabillo, en una pelea que ganó con justicia pero que también dispuso de oportunidad para noquear, faltándole empuje en el final del combate. Y por último, fracasó dos veces contra el tailandés CP Freshmart, un pugilista limitado en recursos técnicos pero lleno de bravura, aprovechando sus pocas cualidades al máximo. 

Argumedo en el camino

Afortunadamente, a pesar de los descalabros, Carlos tiene la fortuna de contar con dos personas con conexiones privilegiadas en el mundo del boxeo. Silvio Conrado Jr. es el mejor apoderado de Nicaragua, independientemente de que ya no esté ligado mucho al boxeo. Por su parte, Ricardo Rizzo es el concertador internacional más importante del mundo. 

Cuando se tiene a dos hombres como los antes mencionados, las oportunidades se convierten en realidad de forma más fácil y esa providencia divina es la que precisamente tiene que aprovechar Buitrago. De lo contrario, podría terminar su carrera como un pugilista sumergido en el fango del fracaso, derrochando canches sin haber tocado el cielo y siendo recordado como alguien con un talento desperdiciado. 

Actualmente, Buitrago está posicionado en el puesto número 3 del ranking 105 libras de la Federación Internacional de Boxeo (FIB). En vista de que el puesto 1 y 2 están vacíos, Carlos podría ser el retador mandatorio de la corona que ostenta el mexicano José Argumedo. Rizzo manifestaba la semana pasada que intentaron conseguir una pelea eliminatoria, pero nadie del ranking quiso pelear con el nica. 

Peleará en Nicaragua

Es un hecho que Carlos ya no va a disputar eliminatoria. Regresará al ring en marzo o abril posiblemente en un evento de Búfalo Boxing, puede ser el día 1 del cuarto mes del año. Lo que vendría después es posiblemente el anuncio de la FIB como retador obligatorio al título de Argumedo. ¿Cuándo podría realizarse el combate? Es difícil saberlo, pero las proyecciones indican que sería entre julio y septiembre.

Pero más allá de tener otra oportunidad titular, ¿qué más necesita Buitrago para que ahora sí logre convertirse en campeón y dejar el anonimato? ¿Enfoque? ¿Preparación? ¿Falta de bravura? ¿Dejar la inseguridad en peleas importantes? Eso lo debe analizar él y poner los pies sobre la tierra, que los años pasan y las oportunidades dejarán de fluir en su momento. Parafraseando a Rubén Darío, la juventud divino tesoro se irá para no volver y el lamento será perpetuo si no cumple la profecía que alguna ocasión predicó Alexis Argüello.