•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Mánchester United se clasificó ayer para los octavos de final de la Europa League tras vencer al Saint-Etienne en su estadio por 1-0.

El entrenador portugués José Mourinho no especuló con la alineación, pese al cómodo resultado obtenido en el partido de ida (3-0) y formó con la mayoría de titulares.

La seriedad en la pizarra se trasladó enseguida al campo, donde los “diablos rojos” se adelantaron en el minuto 17 gracias al gol del armenio Henrikh Mkhitaryan. 

De ahí en adelante el Mánchester se permitió especular y cedió la iniciativa al equipo francés para buscar un contraataque que diese el golpe de gracia. No hizo falta. 

El Saint-Etienne, pese a contar con la posesión, apenas puso en apuros al meta argentino Sergio Romero. Los de Mourinho, de hecho, ni siquiera acusaron la expulsión por doble amarilla del marfileño Eric Bailly (min 63).

Al término del encuentro, Mourinho celebró el pase, así como el hecho de tener al equipo “con opciones” en otros torneo como la Copa de la Liga y la FA Cup.

‘Mou’ se mostró asimismo “emocionado” por jugar en el estadio donde jugó su padre, según reveló a las cámaras de Bein Sports.

Pese a ser un duelo de Europa League, el partido se disputó este miércoles porque el Olympique de Lyon, de la misma región, juega hoy y no había efectivos policiales suficientes para garantizar la seguridad en ambos estadios a la vez.

Al encuentro asistió Michael Platini, expresidente de la UEFA, suspendido de toda actividad relacionada con el futbol por el pago sin justificar de 1.8 millones de euros en 2011 por parte de la FIFA.

Platini, de 61 años, fue jugador del Saint Etienne entre 1978 y 1982 y es además embajador vitalicio del club.

En la cuerda floja

Los equipos españoles tendrán este jueves un escenario mucho menos halagüeño, fruto de los malos resultados obtenidos en la ida.

El Villarreal está prácticamente fuera tras el 4-0 que le endosó la Roma en el Madrigal; el Celta tendrá que levantar un complicado 1-0 frente al Shakhtar Donetsk en Ucrania; y el Athletic, el que mejor lo tiene, encajó igualmente 2 goles en su estadio pese a la victoria final (3-2) frente al Apoel Nicosia.

Un escenario que contrasta con el buen papel que los equipos de la Liga suelen realizar en esta competición, como prueban los siete títulos obtenidos en las últimas nueve ediciones entre el Sevilla (cinco) y el Atlético de Madrid (dos).

Por su parte, el Tottenham del argentino Mauricio Pochettino tendrá el difícil reto de darle la vuelta al 1-0 cosechado en Londres frente al Gante belga, mientras que la Fiorentina hará valer el 1-0 que cosechó en el primer envite frente al Borussia Mönchengladbach para avanzar a octavos.