•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Marcelo Sánchez asumió con madurez las inconformidades expresadas por el excampeón mundial Byron Rojas. El promotor de Pinolero Boxing y exmanejador del púgil matagalpino entiende que el muchacho esté buscando otros caminos que le beneficien más en su carrera, aunque aclara por qué no puede asumir algunas exigencias que Rojas pidió para renegociar un nuevo contrato.

El matagalpino está pidiendo cierta suma de dinero por firmar, también le gustaría percibir una mensualidad y recibir chequeos médicos. Sánchez comprende, pero es honesto al dar sus razones del porqué no puede cumplir con esos requisitos. “No puedo pagar por el hecho de solo firmar, ustedes saben lo que cuesta hacer el trabajo de buscarle rivales extranjeros a los boxeadores, con Byron es diferente, es un excampeón mundial”, dijo el dirigente ayer durante una conferencia de prensa para presentar su próximo evento boxístico. 

Sánchez había gestionado una pelea para Byron en marzo próximo, por el título de la Organización Internacional de Boxeo (IBO, por sus siglas en inglés) a realizarse en Sudáfrica; sin embargo, el pugilista decidió no tomarla, primero porque su contrato de promotor venció y segundo pues consideró que no le convenía combatir por una corona sin ningún prestigio.

“Mi idea era buscarle una oportunidad de título por la IBO, quizás no es una corona representativa en esta parte del mundo, pero no es lo mismo ir a renegociar una pelea como retador siendo campeón de la IBO, que ir sin nada, eso hubiese sido positivo”, explicó Sánchez, quien dijo que está abierto a sentarse con Byron y continuar trabajando con él, si este así lo considera.

“Él (Byron) me dijo que íbamos a platicar cuando viniera —de Michigan, Estados Unidos—. Si no ha firmado con nadie, nosotros nos sentamos, siempre lo he dicho: él tiene todo el derecho a buscar mejores oportunidades. Si lo logra, bendito sea Dios”.