Harold Briceño Tórrez
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Al ponerse en marcha la actual edición del Germán Pomares, el veterano Eddy Talavera solo tenía en mente llegar a los 1,000 imparables en su carrera en los campeonatos nacionales de beisbol, objetivo que no se perfilaba como una misión imposible de cumplir en el primer fin de semana, pues solo cuatro cañonazos lo separaban de la histórica cifra.

En el primer juego de la serie entre Granada y Rivas, que favoreció 7-3 a los sureños, el experimentado artillero bateó de 5-1, arribando a 997 incogibles y manteniendo a todos a la expectativa de cada uno de sus próximos turnos al bate.

En el duelo del sábado, que fue una victoria con pizarra de 5-4 para los rivenses, Talavera volvió a irse de 5-1, sumando un total de 998 cañonazos. El panorama hacía pensar que Talavera se había propuesto llegar a los 1,000 dando un hit por juego, pero tal suposición se acabó en el tercer partido de la serie y primero de la doble jornada dominical, pues el veterano se fue en blanco en tres turnos, incluyendo dos por la vía del ponche.  

Ahora solo quedaba un juego y faltaban dos imparables para entrar al selecto club de quienes han conectado mil o más hits. La incertidumbre rondaba en el estadio sin poder intimidar al veterano Talavera, quien en cuatro turnos al bate conectó los dos cañonazos que le faltaban para unirse al grupo. En juego que Rivas ganó 12-2 para completar la barrida, el hit 999 llegó tan solo en la primera entrada ante el abridor Pedro Torres. En sus siguientes dos apariciones al cajón de bateo el nandaimeño falló, dejando todo el suspenso para su último turno, en el que logró descifrar un lanzamiento de Kevin Solís y enviar la pelota a los jardines, alcanzando los 1,000 imparables.  

El originario de Granada se convirtió, según las estadísticas presentadas por el Campeonato Germán Pomares, en el pelotero 53 en llegar a los mil cañonazos y en el más veterano en lograrlo, pues lo hizo a los 49 años con cuatro meses.

Aquí un recorrido por la carrera de Talavera en el beisbol nacional, teniendo como eje su llamativa producción de imparables.