•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El argentino Lionel Messi salió una vez más al rescate del Barcelona con su gol decisivo sobre el Atlético de Madrid, y en una jornada marcada por las polémicas arbitrales en la cabeza de LaLiga, volvió a colocar a los de Luis Enrique en los puestos y con los puntos que dan opción a luchar por el título. No fue un gol marca de la casa, pero cuando el de Rosario batió a Oblak a falta de cinco minutos para el final estalló junto a sus compañeros de delantera, el uruguayo Luis Suárez y el brasileño Neymar, y sacó a relucir la rabia contenida tras las críticas a su actuación en el 4-0 del Paris Saint Germain en Liga de Campeones. Leo Messi, cabizbajo y alicaído tras la dolorosa derrota en la ida de octavos de final en el Parque de los Príncipes, volvió a ser decisivo para que el Barcelona se colocara en segunda posición a un punto del Real Madrid, que tiene un partido menos y dos más que el Sevilla, equipos que lograron sendas victorias con dos discutidas decisiones arbitrales.

Fue de rebote tras una jugada que él mismo empezó al tirar una falta, pero los goles valen todos lo mismo, aunque no sean iguales y el monstruo argentino lleva ya 20 a estas alturas de LaLiga, en la que lidera la tabla de goleadores por delante de su compañero Luis Suárez (18) y Cristiano Ronaldo (16).

No fue ayer Leo Messi el de otras tardes en las que ha celebrado de manera lánguida, o no celebrado algunos goles; o se le ha visto deambular por el campo con la mirada perdida, lo que ha dado lugar a numerosas interpretaciones sobre el ánimo del argentino o sobre la influencia de las negociaciones de su renovación.

Ya su entrenador, Luis Enrique Martínez, salió en su defensa al calificar de “circo” todas las especulaciones que rodean a su jugador franquicia y al club que entrena, que actualmente mantiene negociaciones para que siga siéndolo y pueda retirarse en el único equipo en el que ha militado.

Hombre clave

‘La Pulga’ es el faro al que todos miran en el Barcelona y el termómetro que marca los estados de ánimo de su equipo y la explosión de ayer en el ‘Vicente Calderón’ habla claro de que está ‘enchufado’ para afrontar los próximos compromisos ligueros y, sobre todo, la proeza de intentar la igualada ante el París Saint Germain el próximo 8 de marzo en el Nou Camp.

El Barcelona, clasificado ya para jugar la final de la Copa del Rey, tiene un calendario liguero  donde tendrá que enfrentarse consecutivamente en el Nou Camp al Sporting de Gijón y al Celta de Vigo, posteriormente viajará a La Coruña para jugar con el Deportivo, recibirá al Valencia y viajará a Granada.  Para todo ello, será decisivo que el de Rosario siga siendo tan decisivo como lo fue ayer en Madrid, donde sumó su victoria 400 con la camiseta del Barcelona, las que le han valido para ser, con 29, el jugador con más títulos de la historia de este club junto a Andrés Iniesta.

Cuatro Ligas de Campeones, ocho Ligas, cuatro Copas del Rey, tres Supercopas de Europa, siete Supercopas de España y tres Mundiales de Clubes, son los datos elocuentes que hablan bien a las claras de la importancia de Leo Messi en las aspiraciones del Barcelona y también de la trascendencia de su estado de ánimo.