•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Justo Rivas recordará por siempre el 26 de febrero del 2017, día en el que conectó tres cuadrangulares en la jornada dominical entre Masaya y Jinotega, alcanzando el puesto número 12 entre los peloteros con más jonrones en la historia del beisbol nacional con 151 vuelacercas, siendo el único en lograrlo solamente con bate de madera.

Así, exhibiendo tacto y poder, Justo inició la que asegura será su última temporada en el beisbol nacional, del que se retira no porque sienta que ya no pueda seguir haciendo un buen trabajo, sino porque no se siente cómodo con la directiva de Masaya.

Rivas, que el 9 de marzo del 2015 conectó el imparable 1,000 de su carrera, ha sido considerado uno de los peloteros más completos del beisbol casero. Su gran capacidad como bateador lo convirtió en figura de varios equipos nacionales y lo llevó a ser personaje importante de la selección nacional.

Tras su huracanado arranque en la novena edición del Germán Pomares, Justo Rivas habla de su futuro una vez que deje de ser pelotero activo, de las razones que lo llevan a retirarse pese a considerar que podría jugar unos tres años más y de las claves para lograr el nivel de notoriedad que él alcanzó en el terruño.

Iniciaste el Germán Pomares con tres jonrones en cuatro juegos, ¿es esa una señal del Justo Rivas que veremos este año?

Creo que sí, pues me he preparado para hacer un gran trabajo y ayudar al equipo a llegar lejos en este campeonato. Estoy enfocado en tener una gran temporada y qué mejor manera de empezar que demostrando mi capacidad de tacto y mi poder. Este fue un inicio soñado y pondré todo mi empeño en que no sea solo por el arranque de la temporada, sino por todo el año.  

¿Te has propuesto cifras específicas para este año?

Números específicos no, pero sí un objetivo claro: conseguir el título de bateo, logro con el que he coqueteado pero no he podido conquistar. He logrado lideratos de carreras impulsadas y de cuadrangulares, pero nunca he terminado una campaña como el líder de los bateadores. Espero que sea este año.

Siempre hay mucha competencia en el liderato de bateo, ¿creés que podás lograrlo?

Sé que no será fácil, sobre todo porque hay peloteros jóvenes con mucho talento y otros no tan jóvenes que tienen mucha experiencia. Sin embargo, haré mi trabajo lo mejor que pueda, me entregaré con pasión a los entrenamientos y me mantendré siempre enfocado en el cajón de bateo. Me presentaré a cada turno como si fuera el último de mi carrera.

El 9 de enero cumpliste 37 años, ¿ha pasado por tu mente la posibilidad del retiro?

No solamente ha pasado, sino que se ha quedado tanto tiempo que hasta ya tomé una decisión: este año me retiro.

Hay peloteros que se han retirado aún después de los 40, ¿qué factores te han empujado a tomar tal decisión?

Siento que el equipo en el que estoy no me ha dado el valor que me merezco, los directivos se han olvidado que uno merece respeto. Yo estoy seguro que bien podría jugar unos tres años más, pero no quiero seguir en un equipo donde no se me ha dado mi lugar.

¿Influyó en tu decisión el factor salario?

Fue uno de los elementos, pero no el más importante. Mi decisión está ligada a que los directivos se olvidan que uno como pelotero se merece respeto.

Al mirar tu carrera en retrospectiva, ¿te sentís satisfecho con lo que lograste?

Claro que sí, pues creo que he forjado una carrera con números muy buenos. Además, me satisface el saber que siempre busqué lo mejor de mí para entregárselo a cada equipo con el que jugué.  

Tras tu retiro, ¿cómo quisieras ser recordado?

Como un buen hombre que con su talento supo ganarse el respeto y el aprecio de la gente y como un bateador en el que se podía confiar aún en los momentos de mayor presión. Quiero que se me recuerde como un pelotero del que siempre se esperaba una aparición oportuna.

¿Qué pensás hacer una vez en el retiro?

Espero que se me abran las puertas para ser entrenador en algún equipo, quiero compartir mis conocimientos y experiencia con los más jóvenes. No es mi intención desligarme por completo del beisbol, deporte que me ha dado tantas cosas buenas.

¿Qué aconsejarías a los jóvenes para que logren triunfar en este deporte que apasiona a multitudes en Nicaragua?

Que se entreguen con pasión y se esfuercen sin límites, porque solo así podrán alcanzar un alto nivel de notoriedad en este deporte que tanta alegría le provoca a la gente.

Justo Rivas fue el líder de carreras impulsadas en el 2005 con 51, en el 2007 con 30, en el 2008 con 51 y en el 2015 con 67. Asimismo fue el rey de los cuadrangulares en el 2005 con 14, en el 2006 con 8, en el 2008 con 17 y en el 2015 con 20.