• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

En sus dos primeras series los Cafeteros de Carazo han enviado señales muy claras y contundentes de lo que pretenden para esta temporada del Campeonato de Beisbol Superior Germán Pomares Ordóñez. La tropa de Aníbal Vega, mánager entusiasta que ha procurado al máximo que sus muchachos crean que pueden llegar tan lejos como se propongan, ha iniciado la actual campaña con balance de cinco victorias y tres derrotas, registro que adquiere mayor valor cuando se conoce que los rivales han sido los Indígenas de Matagalpa y los Indios del Bóer, dos perennes candidatos al título.

El primer fin de semana los caraceños se enfrentaron a la tribu norteña y lograron ganar tres de los cuatros duelos, sorprendiendo a todos. En el día inaugural se impusieron 9-1, luego cayeron 11-9, pero en la jornada dominical triunfaron 3-2 y 5-4. Los pronósticos indicaban que los Indígenas debían quedarse con la serie, pero sufrieron un asalto a mano armada por un Carazo que se presentó al campeonato con credenciales de equipo de cuidado.

El pasado fin de semana, pese a la hazaña que habían logrado ante Matagalpa, a los de Aníbal se les consideraba candidatos a perder la serie contra el Bóer, pero otra vez, como que se les estuviera volviendo una costumbre, ignoraron los pronósticos y fabricaron su propia historia de éxito. El inicio ante los Indios fue difícil, par de derrotas, la primera por 11-8 y la segunda por nocaut de 10-0, sumergieron al equipo en un estado de preocupación, pero no de frustración. Entonces, con el balance en contra, no se intimidaron y haciendo uso de sus veteranos Freddy Corea y Diego Sandino, lograron igualar la serie con par de triunfos de idéntico marcador 3-1.

Estos primeros resultados convierten a los Cafeteros en un equipo de cuidado, al que no se le debe considerar un candidato al fracaso ante los equipos de la élite del beisbol nacional, sino un conjunto que tiene el nivel y el talento para fajarse con bravura sin importar el enemigo. Es cierto que puede ser temprano para grandes consideraciones, pero encarar sin titubeos y sacar muy buenos resultados ante dos de los favoritos al título, debe ser tomado como una seria advertencia de las pretensiones de los Cafeteros.

Ese cuerpo técnico

No puede obviarse el trabajo de quienes hacen un gran esfuerzo en la búsqueda de confeccionar un equipo de gran nivel. El trabajo de Aníbal Vega debe considerarse un acierto, no solo por los resultados obtenidos hasta hoy, sino por cómo funciona Carazo, equipo que apuesta a la combinación juventud-experiencia, a la velocidad de sus peloteros, a la estrategia del juego y a conocer de la mejor manera a sus rivales.

Claro, para que ese llamativo funcionamiento se esté dando, es vital el aporte del cuerpo técnico y Aníbal cuenta con uno de los mejores del campeonato. Norman Cardoze, el coach de bateo, y Cairo Murillo, el de picheo, son piezas claves de este equipo que aspira a meterse entre los mejores ocho del campeonato.