•   Nápoles, Italia  |
  •  |
  •  |
  • AFP y EFE

El Real Madrid se clasificó este martes para los cuartos de final de la Liga de Campeones al ganar 3-1 en el campo del Nápoles en la vuelta de los octavos del máximo torneo continental de clubes.

Un doblete de Sergio Ramos, acompañado por un tanto de Álvaro Morata, silenció este martes al estadio San Paolo y metió al Real Madrid en los cuartos de final de la Liga de Campeones, al eliminar a un Nápoles valiente, que había asustado al equipo blanco adelantándose en la primera mitad.

En el infierno del San Paolo, el Nápoles se fue al descanso por delante 1-0 y como dominador del encuentro, pero Ramos dio la vuelta al resultado con dos goles entre el 52 y el 57 que acabaron con los sueños de remontada del equipo italiano.

A pesar de haber sufrido mucho al principio del encuentro, el Real Madrid se metió en los cuartos de final de la Liga de Campeones por séptimo año consecutivo y sigue invicto esta temporada en una competición en la que busca este año agrandar su leyenda, revalidando el título del último curso.AFP/ END

De interés: Sin margen de error

El Nápoles salió ovacionado por sus 60,000 aficionados, que nunca dejaron de cantar a lo largo de todo el encuentro y que le agradecieron por el compromiso mostrado en el campo.

El entrenador francés Zinedine Zidane alineó hoy al once que ganó la undécima Copa de Europa, encomendándose a la "BBC", formada por el portugués Cristiano Ronaldo, el francés Karim Benzema y el galés Gareth Bale.

Empujado por su 60,000 "tifosi", el Nápoles salió con agresividad y asustó al Madrid con el argelino Faouzi Ghoulam, que rozó un gran gol lanzando un córner, y con el eslovaco Marek Hamsik, que lo intentó con dos peligrosos remates desde fuera del área.

El equipo blanco se encerró atrás a la espera de aprovechar la velocidad de Bale y Cristiano Ronaldo al contragolpe aunque eso permitió al Nápoles instalarse de forma estable en la zona de peligro madridista.

Con la eliminatoria ya sentenciada, el equipo blanco amplió distancias en el tiempo añadido por medio de Morata, que había entrado a quince minutos del final por Benzema y que rubricó el 1-3 final.

A pesar de haber sufrido en la primera mitad, el Real Madrid pudo salir satisfecho del campo por haber conseguido un triunfo importante en uno de los estadios más difíciles de Italia.