•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

No es necesario leer A sangre fría de Truman Capote para imaginar como se viven en el corredor de la muerte los dramáticos instantes antes de subir al cadalso para la caída de la cuchilla, o sentarse en la silla de alto voltaje para recibir la descarga definitiva. Figuradamente acostumbra decirse, sin poder ocultar una situación que es real, que la sobrevivencia, depende de un milagro. Obviamente podríamos preguntarle sobre eso a Luis Enrique y su tropa azulgrana, frente a una pelea imposible como la de las Termopilas, esta tarde en el Camp Nou.

IMPROBABLE RESURGIR

¿Cómo pensar en una espectacular resurrección del Barcelona, después de ese atropello reciente por 4-0, realizado por un casi sublime e implacable París Saint Germain? 

No nos dejemos llevar por el 5-0 clavado al Celta el sábado. El equipo de la Liga española, no cuenta con revulsivos como Rabiot, excelente en la primera batalla, Verratti y Matuidi, que tomaron por asalto el medio y garantizaron enlaces con el inspirado Di María, Draxler y Cavani, un tridente que se repartió los cuatro goles, marcando dos veces el argentino en acciones fulminantes. El PSG ha seguido mostrándose funcional en el torneo francés, así que no hay motivo para pensar que va a derrumbarse hoy.

Es obvio que será un partido diferente, porque en el anterior, el Barsa con posibilidad para enfriar, vio cómo su defensa era agujereada, y ahora tiene la obligación de ser audaz en busca de marcar lo más pronto posible. Eso puede abrirle espacios a un PSG que jugará tranquilo, refugiándose en las contras, confiando en conseguir el gol adicional, golpeando en la mandíbula al Barcelona. Cuando recibir un gol cierra la tapa del ataúd, no puedes descuidar tu retaguardia. Sin manejo en la creación, una gran debilidad del Barsa en el primer duelo, la defensa siente la necesidad de tratar de adelantarse para agilizar, pero ese riesgo, con los desbordes acostumbrados de Di María y las apariciones oportunas de Cavani, es excesivamente grave. 

LISTO EL FUNERAL

Es fácil hablar de producir algo milagroso en el campamento azulgrana, y aunque la genialidad de Messi, la capacidad para desequilibrar y escaparse de Neymar, y la presencia intimidante de Luis Suárez, son armas estimables, no creo alcancen para remontar, sobre todo, porque la progresión en el centro del campo, está resultando muy difícil y ese problema desconecta a los de arriba, forzándolos a depender de maniobras individuales, o conseguir entendimiento entre ellos,  algo complicado por la facilidad de recuperación que exhibió e Saint Germain, desnudando constantemente al Barsa.  

¿Cómo ser optimista por encima del realismo? 

Eso es simplemente un sueño. No veo cómo pueda el Barsa salirse del hoyo retando a un equipo que sabe lo que hace y dispone de suficiente armamento como el PSG. Hoy debe ser el funeral del Barsa en esta Champions. Junten los lirios.