•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El estilo complicado, las manos rápidas y las certeras combinaciones que caracterizan al cubano Yuriorkis Gamboa no son razones suficientes para arrugar la valentía del nicaragüense René “El Gemelo” Alvarado, quien viajará hoy a Nueva York para enfrentar el próximo sábado al peleador isleño, en un combate que de ganarlo, podría abrirle las puertas a un futuro más brillante al pugilista pinolero.    

Alvarado no se amedrenta ante la calidad de su rival, pero sí está consciente que no es el favorito y que necesita de un esfuerzo mayúsculo para sobrevivir y de un milagro para salir con las manos alzadas. Claro de ello, el muchacho que peleó por última vez el 15 de julio del año pasado, y que derrotó al puertorriqueño Jayson Vélez, se entregó al máximo  a los entrenamientos. “Esta ha sido una de las mejores preparaciones de mi vida, pues estoy consciente que me enfrentaré a un rival de gran calidad. He trabajado fuerte para hacer una gran pelea y conseguir la victoria”, comentó Alvarado, momentos antes de iniciar su última sesión de entrenamientos en suelo nacional. 

“Gracias a Dios siempre estoy en el gimnasio preparándome, con la intención de estar listo para cualquier oportunidad que se aparezca. Hace dos meses llegó la propuesta de pelear con Gamboa y como estaba activo en mis entrenamientos decidimos tomar la pelea”, dijo René, pugilista que ha ganado 24 combates, 16 de ellos por la vía del nocaut, y ha perdido en siete ocasiones.   

Estratégico

Ante un gladiador de estilo complicado como el cubano Gamboa, no se puede llegar sin un plan cuidadosamente preparado, es por ello que el Alvarado y su entrenador, tras estudiar por largo tiempo a su rival, consideran tener la fórmula para provocar la sorpresa. “No quedármele de frente por mucho tiempo, lanzar bastante los golpes rectos y los cruzados y ser efectivos en el contragolpeo será clave para lograr una gran presentación”, contó el nicaragüense. 

Tras aproximadamente 150 asaltos de guanteo con sparrings como Wiston Campos, Alvarado considera que el 11 de marzo en Nueva York se verá una versión mucho superior de su boxeo. “Me verán más técnico y con una mejor defensa”, señaló el originario de Managua.  

Una victoria de René quebraría todos los pronósticos y le permitiría, según él mismo confirmó, estar más cerca de conseguir una pelea por título del mundo. La misión es considerada improbable, pese a eso, Alvarado sueña con provocar un milagro.