•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cheslor Cuthbert llegó al Spring Training con los Reales de Kansas City dispuesto a ganarse la titularidad, para lo que estaba consciente que debía mostrar sus recursos guante en mano y un nivel ofensivo mejor o al menos igual al que mostró en la campaña anterior. Sin embargo, el inicio de los entrenamientos primaverales no ha sido el mejor para el costeño, quien tras irse de 2-0 en el juego que su equipo sostuvo contra la selección de Venezuela ayer, quedó con un pálido promedio ofensivo de .111 puntos, producto de solo dos imparables en 18 turnos al bate.

En el duelo que los Reales perdieron con pizarra de 11-0 ante la tropa venezolana,  Cuthbert apareció de titular, siendo ubicado como sexto en la alineación y como defensor de la primera base, esto por la ausencia de Eric Hosmer (EE.UU.), Alcides Escobar (VEN) y Salvador Pérez (VEN), quienes se alistan con sus respectivas selecciones para participar en el Clásico Mundial. 

En su primer turno, el pinolero fue dominado en roletazo a la tercera base por el lanzador José Alvarado y en su segunda visita al cajón de bateo fue doblegado en elevado al bosque central. No tuvo el nicaragüense una nueva oportunidad, pues en el sexto episodio fue sustituido por Hunter Dozier, quien entró a jugar en la antesala.

El mal momento que atraviesa Cuthbert, quien en la temporada del 2016 bateó para .274, conectó 12 cuadrangulares y remolcó 46 carreras, no pone en peligro su puesto en el roster de 25, pero sí lo mete en un valle de incertidumbre en cuanto a su lucha por ser un pelotero de todos los días, por lo que le urge una pronta reacción que le permita convencer al mánager y a los dirigentes del equipo. No le conviene a Cheslor darse el lujo de seguir tan apagado a la ofensiva. 

No tuvieron acción

El meteórico lanzador pinolero Juan Carlos Ramírez no tuvo participación en el juego que los Angelino de Los Ángeles le ganaron 9-0 a los Rojos de Cincinnati. De igual forma, el nandaimeño Everth Cabrera no jugó en el duelo que los Medias Blancas de Chicago perdieron con marcador de 5-4.