•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Mientras el fenomenal Rusell Westbrook del Thunder de Oklahoma sigue haciendo estragos con 31 juegos de “triple doble”, abrazándose con Wilt Chamberlain, registrando una actuación cumbre de 58 puntos frente a Portland, promediando casi 32 por juego en el liderato de anotación, y fortaleciendo día 

tras día su pretensión de ser el Más Valioso, el equipo de los Warriors de Golden State, el Monstruo de la NBA en las dos últimas temporadas, casi imbatible, solo vulnerable ante el impulso demoledor y destreza llamativa de LeBron James en la final del 2016, se encuentra flaqueando como Napoleón en Moscú.

La derrota sufrida el viernes ante Minnesota 103-102 con Stephen Curry fallando un largo disparo de último instante que hubiera hecho girar la pizarra, es la cuarta en los últimos seis juegos, indicando que desde la pérdida por lesión del AS de espadas, Kevin Durant, el equipo ha estado sangrando profusamente, atravesando por un campo minado hasta llegar a 13 reveses, uno menos que los Spurs de San Antonio, su más temible rival en la zona Oeste de la cada vez más competitiva NBA, que prohíbe parpadear.

CÁLCULO FALLIDO

Se pensó con mucho fundamento, que agregar a un jugador del calibre de Kevin Durant, a la explosividad del dos años consecutivos Más Valioso, Stephen Curry, a la utilidad indiscutible de Draymond Green, y al cañoneo de Klay Thompson, harían crecer más a los Warriors después de haber tumbado tantas marcas en el 2016, incluyendo el de más victorias en una campaña, y eso pareció ser un hecho en el ruidoso despegue, pero poco a poco, el equipo de Oakland se fue volviendo vulnerable, y cuando perdió a Durant, se arrugó dramáticamente, porque ni Curry ni Thompson ni Green, se aproximan a lo que fue LeBron para los Cavaliers cuando perdieron a Kyre Irving y Kevin Love.

En un recorrido de ocho juegos fuera de casa en once días, los Warriors sin Durant, se han sentido en el palacio macabro del conde Drácula, perdiendo además, la confianza en ellos mismos, otrora exuberante. De súper favoritos para seguir reinando, han pasado a ser los súper sospechosos, viendo agigantarse a los Spurs como amenaza al aproximarse los días cruciales.

CAPSULAS. En la Conferencia del Este, los tres líderes, Boston, Cleveland y Washington, han perdido más de 20 juegos, en tanto en la Occidental, solo el Jazz de Utah… El impacto provocado por los jóvenes Isiah Thomas y Antony Davis, ha sido de ribetes espectaculares… Es llamativo el crecimiento del nivel competitivo en la NBA al recortarse las distancias. Hoy, todos los equipos, incluso los más bravos, se ven a riesgo en cualquier duelo… A esta altura, Stephen Curry no se ve con posibilidad de un tercer Más Valioso consecutivo, mucho menos con el ritmo enloquecedor de Westbrook, que se ha despegado lo suficiente de James Harden.