•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Lo más impactante en el triunfo de República Dominicana contra Estados Unidos, es que fueron capaces de voltear un 3-5 adverso, frente al pitcheo de Andrew Miller, un macabro rematador, quizás más altamente valorado que Aroldis Chapman. El jonrón de Nelson Cruz con dos circulando sacando astillas del brazo de Miller, hizo girar la pizarra 6-5, y otro vuela cerca, el de remate, disparado también contra el feroz taponero por Starling Marte, selló una victoria por 7-5. Previamente, Dominicana había doblegado a Canadá 9 por 2, y cerró su actuación en el grupo superando entre complicaciones al bravo equipo de Colombia, que lo obligó a batallar entradas extras y utilizar la regla especial para simplificar en el inning once. El marcador de 10-3, es engañoso en lo referente a sufrimiento, porque Dominicana necesitó de un estallido de siete carreras a última hora.

Esas 26 carreras en tres juegos, constituyen un certificado de la capacidad de destrucción que tiene Dominicana, solo sujetada en su furia, por el pitcheo del abridor derecho de Estados Unidos Marcus Stroman, de los Azulejos de Toronto, que no permitió carrera en cuatro entradas y dos tercios. La atracción por el equipo dominicano en Miami es tan fuerte, que llevó a más de 100 mil aficionados a las tribunas en sus tres juegos, incluyendo la cifra récord de 37,446 en la batalla con Estados Unidos. Junto con Puerto Rico, también de convincente avance con su infield de lujo y bateo oportuno, invicto en tres juegos, 11-0 a Venezuela, 9-4 a México, y 9-3 a Italia, marcando 28 carreras, Dominicana está asegurada para la segunda etapa, en espera de los otros dos clasificados.

GRANDES BATALLAS

En el sector de Asia, las victorias de Israel sobre Cuba por 4-1 obviando el jonrón de Alfredo Despaigne que adelantó al equipo antillano transitoriamente, y Japón contra Holanda por 8-6, los mantienen invictos. En principio, pese al rendimiento de Israel en su grupo durante la primera etapa, Japón y Holanda fueron considerados favoritos, sin otorgarle posibilidades a Cuba, por mostrarse en clara desventaja, al no poder utilizar los jugadores de la isla que se mueven en Grandes Ligas y en el beisbol organizado. Por lo visto hasta hoy, las opciones superiores para llegar a la final, se ven en Miami y Guadalajara, con Estados Unidos, que derrotó difícilmente a Colombia 3-2 el viernes, intentando garantizar su avance a la segunda etapa. Después de sobrevivir frente a Italia en un juego de electrizante cierre 11 por 10, el equipo de Venezuela espera resistir el desesperado asedio de México, equipo que desde muy temprano se instaló en la cuerda floja.

Aún admitiendo que no es el momento apropiado para poder obtener un alto nivel de esfuerzo por parte de los etiquetados como peloteros estrellas, este Clásico del 2017 se está moviendo más interesante y vertiginosamente hacia la fase de definiciones, que los anteriores, lo que fortalece la pretensión de quienes pretenden garantizarlo por los tiempos venideros.