•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Sevilla juega esta tarde (1:45) en el campo del Leicester en la vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones, con una renta mínima de 2-1, buscando el pase a unos cuartos que solo ha jugado una vez en su historia.

El equipo andaluz no ha vuelto a meterse entre los ocho mejores de Europa desde su debut en la máxima competición continental de clubes en la temporada 1957/1958, cuando cayó en esa fase ante el Real Madrid (8-0, 2-2).

El Sevilla acude al King Power Stadium con la ligera ventaja del 2-1 logrado en la ida, pero tras dos empates consecutivos en Liga, que le alejan de los dos primeros clasificados en el campeonato español, Real Madrid, líder, y Barcelona, segundo, y han creado ciertas dudas.

Más protagonismo

“El equipo está muy acelerado y ansioso cuando no tiene capacidad de crear ocasiones”, dijo el sábado el técnico del Sevilla, Jorge Sampaoli, tras el 1-1 con el Leganés. “Con este rendimiento nos va a costar mucho pasar en ‘Champions’ porque son compromisos mayores con rivales que no te van a permitir este error, así que si no tenemos la posibilidad de mejorar en el protagonismo en el partido del martes (hoy), va a ser muy difícil”, añadió el técnico argentino. Sampaoli reservó para este encuentro a algunas de sus principales figuras como el francés Samir Nasri y los defensas argentinos Nico Pareja y Gabriel Mercado, a los que dio descanso ante el Leganés, mientras que Víctor Machín “Vitolo” no jugó ese partido por sanción.

El técnico argentino buscará en Inglaterra, donde el Sevilla nunca ha ganado en sus cuatro partidos oficiales jugados ahí, que su equipo vuelva a ser el dueño del balón.

Según Sampaoli, el Sevilla ha “perdido vuelo futbolístico” en los dos últimos partidos, y va a tener que reencontrarlo si quiere imponerse a un Leicester, que parece haber entrado en una dinámica positiva tras la destitución de Claudio Ranieri y su sustitución al frente del equipo por el que fuera su segundo Craig Shakespeare.

“Fue muy sorprendente”, dijo Sampaoli este lunes sobre el cese de Ranieri. “Cuando miras lo que hizo Claudio por este club y esta ciudad... Cambió la historia de este equipo. Ganó probablemente la competición más dura del mundo, por lo que se debería tener un poco de memoria”, añadió.

Dos victorias en dos partidos

Shakespeare, confirmado hasta final de temporada el domingo, lleva dos victorias consecutivas en Liga frente a Liverpool y Hull (ambas 3-1) y ha logrado sacar al equipo de los puestos de descenso.

En esta nueva dinámica, el Leicester recibe al Sevilla con la misión de marcar al menos un tanto para pasar de ronda, siempre que los andaluces no marquen.

“Será un momento muy especial en el King Power”, dijo este lunes Shakespeare, insistiendo en que espera que “el equipo aproveche el impulso de las dos victorias, para salir con confianza y jugar bien”.