•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Chelsea selló su clasificación para las semifinales de la Copa de Inglaterra, tras imponerse este lunes por 1-0 al Manchester United, el vigente campeón, en un encuentro en el que el talento del belga Eden Hazard desequilibró a favor de los londinenses un duelo que Jose Mourinho había ganado en la pizarra.

Una superioridad táctica que no sirvió para frenar al talentoso jugador belga, que decantó definitivamente la contienda a favor de los “blues”, tras forzar a los 35 minutos la expulsión del centrocampista español Ander Herrera por doble cartulina amarilla.

Expulsión que dejó en nada la victoria en la pizarra de un Jose Mourinho, que carente de su principal referencia ofensiva, el sueco Zlatan Ibrahimovic, ausente del duelo por sanción, apostó por el trabajo y el sacrificio como la fórmula para tratar de superar la eliminatoria.

Para ello, el preparador portugués no dudó en reforzar el centro del campo con la inclusión del defensa Phil Jones en una ya de por sí superpoblada medular, para dificultar al máximo los movimientos del Chelsea.

Un planteamiento que no tardó en dar frutos al Manchester United que logró cortocircuitar el juego del equipo local, lastrado en la salida de balón por la ausencia del español Cesc Fábregas, que arrancó el checo desde el banquillo en beneficio del serbio Nemanja Matic.

Sin embargo, todo el derroche físico del United no sirvió para que los “diablos rojos” fueran capaces de inquietar la portería rival, con excepción de un disparo a los 12 minutos desde fuera del área del armenio Henrikh Mkhitaryan, que se marchó desviado.

Todo lo contrario que el Chelsea, que, aferrado al inmenso talento del belga Eden Hazard, rozó el gol hasta en dos ocasiones en los primeros veinte minutos, con remates del propio Hazard y del defensa Gary Cahill, que obligaron a lucirse al meta del Manchester United, el español David De Gea.

Gol meritorio

El Chelsea encontró su premio a los seis minutos de la segunda mitad, en un disparo desde la frontal del área del francés N’Golo Kanté, que sirvió al Chelsea para establecer en el marcador el definitivo 1-0.

Con el marcador a favor y un hombre más, el equipo de Antonio Conte fue acorralando cada vez más y más al United en su área, pero la falta de acierto de los atacantes del Chelsea, logró mantener vivas las esperanzas del United, agazapado a la espera de un contragolpe salvador, que no ocurrió.