•  |
  •  |
  • END

Sigfredo Barros/ Diario Granma

CIUDAD DE MÉXICO
El esperado debut de la selección nacional cubana en el Segundo Clásico Mundial de Béisbol —esperado no sólo por nuestra afición sino también por especialistas de todo el mundo—, tendrá lugar hoy enfrentando a la representación de Sudáfrica en el estadio Foro Sol, acondicionado para la ocasión.

Tres años atrás el equipo antillano no tenía tantas variantes a la hora de confeccionar su alineación. El mentor Higinio Vélez puede conformar una si el lanzador rival es derecho y otra si es zurdo. Pero, desafortunadamente poco se sabe de los sudafricanos y, por ello, sólo nos queda poner sobre el tapete las distintas variantes.

Frente a un derecho, Cuba pudiera colocar al debutante Leonys Martín en el jardín central y a Malleta en la inicial. Cepeda, por su condición de ambidiestro, estará siempre en una u otra formación. Si es un tirador de la mal llamada "mano equivocada", entonces Yoennis Céspedes pudiera ser el custodio del bosque central, y Pedroso en primera base.

Hay posiciones en el equipo que no se prestan a discusión. Pestano ha sido nuestro receptor titular en los últimos eventos internacionales de máximo nivel, al igual que Paret se mantiene en el campo corto por su experiencia y habilidad a la hora de fildear en una posición clave para la defensa.

Quedan algunas incógnitas. Dos candidatos tiene la segunda almohadilla, Yulieski y Héctor Olivera, el primero en una excelente forma, despidiéndose de los Pericos de Puebla con cuatro metrallazos a los tres ángulos del terreno. Si el espirituano es en definitiva el camarero, Michel Enríquez —también ajustado al bate—, defendería la esquina caliente.

¿Quién será el cuarto bate?, se preguntarán millones de apasionados. En mi opinión, hay dos hombres con posibilidades. Uno de ellos es el jardinero granmense Alfredo Despaigne, líder jonronero de la XLVIII Serie Nacional, con fuerza extra en sus muñecas. El otro posee también la virtud de sacar pelotas fuera de los parques con extrema facilidad, el corpulento receptor pinareño Yosvani Peraza, quien sería el bateador designado, pues Despaigne parece asegurado en el bosque derecho.

En cuanto al lanzador, Norge Luis Vera no trabaja desde el martes, cuando tiró dos innings en el parque Hermano Serdán y su slider a la esquina exterior puede sacar de paso a los bateadores sudafricanos, en su mayoría derechos. Detrás estarían listos Danny Betancourt, el zurdo Norberto González y el cerrador Vladimir García, montado en las 96 millas todo el tiempo.

En definitiva, cualquiera que sea la alineación, tendrá más poder que la presentada ante Panamá en el debut cubano hace tres años en el Hiram Bithorn puertorriqueño.


No podemos dejar de mencionar el espíritu de solidaridad del pueblo mexicano con la delegación cubana, especialmente en Puebla, donde las autoridades locales brindaron todo género de facilidades al equipo para su preparación.