•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En beisbol, los slumps te condenan. Tan inevitable como injusto. Pueden preguntarle sobre eso a Barry Bonds y Alex Rodríguez, dos de los más temibles artilleros imaginables. Ahora lo sabe también Adrián González, conocido como el “Titán”, capaz de mover montañas con su swing. Resistiéndose a un serio problema en el codo que puso en duda su presencia en el Clásico, Adrián no titubeó en reportarse sin importarle tomar riesgos. No estaba en su mejor forma. De hecho, entre big leaguers, nadie lo está tan temprano como los primeros días del mes de marzo.
De 5-0 y de 4-0 en las derrotas de México frente a Italia y Puerto Rico, “El Titán” pasó de noche, nadie lo vio, y en el tercer juego frente a Venezuela, duelo crucial, con necesidad de vencer permitiendo el menor número de carreras, Adrián fue abucheado, y por supuesto, le dolió. Constantemente, el público es incomprensivo. Como dijo Piqué hace un par de días, cree que los atletas son robots, como los que fabrican jóvenes ingenieros alemanes en la Universidad de Humbolt, en Berlín.

¿CÓMO SUBESTIMARLO?

González, el gran cañón que los Dodgers sacaron de los Padres de San Diego, conectó un hit empujador en tres turnos contra el pitcheo venezolano. De 12-1 para .083 de promedio, son cifras que no grafican lo que ha sido a lo largo de una carrera, que para cualquiera, es un timbre de orgullo. ¿Cómo olvidaron en el Estadio de los Charros de Jalisco, sus siete campañas impulsando más de 100 carreras en la Gran Carpa, sus 213 imparables en una de ellas, sus tres registros sobre 300 puntos y tres encima de 290, con el agregado de tres con 30 o más jonrones y una de 40? México envuelto en un triple empate, quedó eliminado por aplicación de estas reglas que pocos entienden. “El Titán” sintió que se lo tragaba la tierra. Tendrá 38 años para el próximo Clásico.

¿REPETIRÁ DOMINICANA?

Mientras se esperaba al cuarto clasificado para la segunda fase, que será el sobreviviente entre Italia y Venezuela, los tres seguros, Dominicana, Estados Unidos y Puerto Rico, aseguran un elevadísimo nivel de competencia, aún sin sus peloteros en plenitud de rendimiento. Uno piensa, que de esta zona, saldrá el Campeón, con Dominicana pretendiendo repetir, dándole forma a una gran expectativa. Japón y Holanda, los mejores del otro sector, no se ven tan consistentes, aunque como todos sabemos, una joya monticular, destroza consideraciones.

Israel perdió el invicto ante Holanda y Estados Unidos terminó con Canadá, en tanto, el equipo cubano, se despedirá retando las fuerzas superiores de Japón y Holanda. Ya veremos si en el 2021, Cuba ha abierto sus puertas al beisbol profesional y puede contar con sus principales figuras. La desventaja que tienen hoy en estos eventos, es tan grande, como la ventaja que tuvieron en la época de las Series Mundiales de beisbol aficionado. Hay que admirar que aun así, se han fajado.