•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el juego que los Reales de Kansas City le ganaron 4-2 a los Rockies de Colorado ayer, el nicaragüense Cheslor Cuthbert mostró las dos caras de su moneda. Primero fue ese bateador sumiso ante los lanzadores rivales y luego fue una fiera madero en mano. En sus dos primeros turnos falló, pero cerró su actuación ligando par de imparables en sus últimas dos visitas al plato.

En el segundo inning, ante los envíos del venezolano Antonio Senzatela, el costeño falló en una línea fuerte al jardín central. Dos episodios más tarde, siempre ante el abridor de los Rockies, el originario de la Isla del Maíz fue doblegado en elevado a la misma zona. Para entonces todo hacía indicar que la jornada sería triste para Cuthbert.

Sin embargo, el muchacho reaccionó y presentó la otra cara de su moneda, la misma que de forma constante mostró en la campaña anterior. En el séptimo conectó imparable dentro del cuadro, un rodado cerca del cácher Jan Vázquez, quien además con un mal tiro fue el responsable del avance de Cheslor a segunda, desde donde se movió a la tercera por sencillo de Whit Merrifield y anotó por incogible de Ramón Torres. En el octavo, le dio con fuerza a la bola y sacó un imparable por el bosque izquierdo, cerrando la tarde con una actuación de 4-2, lo que le permitió mejorar su promedio de .182 a .231 por 6 cañonazos en 26 turnos.

Apagado

Por su parte, Everth Cabrera, que apareció como short stop y segundo bate en el juego que los Medias Blancas de Chicago le ganaron 9-5 a los Indios de Cleveland, enfrentó en su primer turno al venezolano Carlos Carrasco, que antes había recibido imparable de Peter Bourjos.  Así que con hombre en la inicial, el nandaimeño falló en roletazo a la segunda base, donde el intermedista Erick González atrapó la bola y luego la tiró a manos del inicialista Edwin Encarnación para completar el primer out de la entrada.

En el segundo episodio, aprovechando el desborde ofensivo de su equipo, Everth volvió a la caja de bateo escenario para enfrentarse por segunda ocasión y en episodios consecutivos a Carrasco, quien aturdido todavía por los jonrones de Cody Asche y Rymer Liriano que lo tenían abajo en el marcador 4-2, golpeó al nicaragüense y recibió sencillo de Nicky Delmonico, dejando el escenario listo para que Tyler Saladino con un swing violento tumbara la cerca y remolcara cuatro carreras, entre ellas la sexta anotada por Cabrera en lo que va de los entrenamientos primaverales.

Tan solo un episodio más tarde, el otrora jugador de los Padres de San Diego y de los Orioles de Baltimore, enfrentó al relevista Shawn Armstrong, quien lo dominó en rola a las paradas cortas. Luego, en el sexto capítulo, el estadounidense James Rusell solo necesitó tres envíos para doblegarlo por la vía del ponche. Ese fue en su último turno, pues fue sustituido por Leury García.

Tras fallar en tres turnos la tarde de ayer, Cabrera dejó su promedio ofensivo en 179 puntos, producto de cinco imparables en 28 turnos al bate. Hasta ahora Everth anota seis carreras, empuja tres y se roba dos bases.