•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La selección de Holanda acabó con el invicto de Israel al ganarle en ocho entradas por paliza de 12-2, en la tercera jornada de la segunda ronda del Grupo E, de la cuarta edición del Clásico Mundial de Beisbol que se juega en el Tokyo Domo de la capital nipona.

Esta vez la combinación del veterano abridor curazoleño Jair Jurrjens y un bateo explosivo hicieron la diferencia a favor de Holanda que jugó su partido más completo en lo que va de torneo.

Jurrjens maniató a la ofensiva de Israel con una joya de pelota al espaciar cinco imparables y permitir una carrera limpia, que fue jonrón solitario del primera base israelí Nate Freiman, en las seis entradas que trabajó.

El veterano lanzador derecho, que se quedó con la victoria (1-0), también abanicó a cinco bateadores rivales después de realizar 74 lanzamientos, de los cuales 53 fueron strike.

Otros tres relevistas sacaron los últimos seis outs del partido que acabó por nocaut en la octava entrada, pues los holandeses tenían una ventaja de diez carreras.

La artillería pesada de Holanda la encabezó otro curazoleño, el bateador designado de los Yanquis de Nueva York, Didi Gregorius, que se fue de 3-2, incluido jonrón de tres carreras, impulsó cinco y anotó tres.

Mientras que el jardinero derecho Wladimir Balentien también brilló al pegar tres imparables en cuatro turnos al bate, con tres carreras anotadas y otras tres impulsadas.

“Sin dudas  pusimos todo lo mejor en el campo”, declaró Gregorius, que ayudó a que Holanda pegase 15 imparables. “Algunos dentro del equipo hemos jugado juntos desde que teníamos seis años y la química ha sido algo increíble”.

La derrota se la quedó el abridor Corey Baker (1-1), que apenas estuvo dos entradas sobre el montículo y fue castigado con tres imparables, cuatro carreras limpias y dio dos bases por bolas.

Holanda se recuperó de la frustrante derrota que había sufrido el domingo frente a Japón por 8-6 en 11 entradas y tendrá como próximo rival a Cuba.

Mientras que Israel tendrá que enfrentarse a Japón, que sigue como gran favorito del Grupo E, del que saldrán los dos equipos que viajen hasta Los Ángeles para disputar las semifinales del torneo frente a los dos que queden en el Grupo F.