EFE
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Roma se ha conjurado para remontar ante el Olympique Lyon el 4-2 encajado en la ida y el Manchester United, considerado el gran favorito de la Liga Europa 2016-2017, para no fallar ante el Rostov después de haber empatado a uno en Rusia.

Atraviesa el conjunto de Luciano Spalletti un momento complicado de la temporada, aunque la visita al Palermo le sirvió de bálsamo para acabar con la racha de tres derrotas consecutivas, incluida la de Lyon.

El conjunto de Bruno Genesio dio un paso importante hacia los cuartos con su remontada en el segundo período, aunque el resultado no es ni mucho menos como para relajarse en el Olímpico, donde nunca ha ganado un equipo francés y un 2-0 clasificaría a los romanistas.

El United no supo sentenciar en Rostov en la ida después de tener el partido a favor. El 1-1 es un buen resultado para el equipo de José Mourinho, si bien el conjunto ruso ha demostrado ser un bloque correoso que nunca se rinde y acude a Old Trafford dispuesto a dar la sorpresa.

Ni siquiera el dato de que lleva cinco salidas europeas sin ganar, ni las bajas por sanción de Aleksandr Gatskan y Timofei Kalachev, arredra al bloque que adiestra el austríaco Ivan Daniliants, que pretende minimizar todas sus carencias con ilusión ante un United que ha ganado todos los partidos europeos en Old Trafford esta campaña, pero que se presenta con la herida abierta de la eliminación ante el Chelsea en la Copa inglesa.

RIVALIDAD ALEMANA

El duelo alemán entre el Borussia y el Schalke se resolverá en Mönchengladbach tras el 1-1 de la ida, fiel reflejo del equilibrio entre ambos equipos, que llegan de forma bien distinta a la vuelta, por cuanto el conjunto de Dieter-Klaus Hecking vio cortada su buena racha en Hamburgo y el de Markus Weinzierl se deshizo con autoridad del Augsburgo.

El pasado día 4 el partido de la Bundesliga se saldó con triunfo local por 4-2.

El Borussia Mönchengladbach, ganador de la Copa de la UEFA en 1975 y 1979, no alcanza los cuartos de final de una competición europea desde la temporada 1995-96, mientras que el Schalke, campeón en 1997, trata de reverdecer laureles más próximos pese a su irregularidad.

El duelo belga está bastante más resuelto a favor del Genk, que goleó por 2-5 al Gante, mientras que el otro equipo belga, el Anderlecht encara la vuelta en casa con ventaja tras ganar por 0-1 en Nicosia al APOEL del hispano-danés Thomas Christiansen.