Haxel Rubén Murillo
  •   Enviado Especial / Nueva York  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¡Al fin! Román “Chocolatito” González y su rival tailandés Srisaket Sor Rungvisai, tendrán su primera cara a cara hoy en la conferencia de prensa promocional, en la que participan exclusivamente los actores del combate semiestelar y los pugilistas del tercer combate de importancia de la noche de este sábado, los mexicanos Carlos Cuadras y David Carmona, quienes pelearán a 10 asaltos.

Será interesante conocer la impresión del tailandés, convertido hasta ahora en un fantasma en Nueva York, sin exponerse a la luz pública y se desconoce en qué gimnasio está entrenando. La conferencia arrancará a las 10:30 a.m., hora de Nicaragua y la estaré transmitiendo a través de Facebook Live en la página de El Nuevo Diario.
Cuadras pelearía en 118.

En un correo electrónico que envió Magnamedia a los periodistas que estamos acreditados para el combate, dieron a conocer la transcripción de una conferencia por teléfono en la que participaron Román, Cuadras, Carlos Blandón, y el entrenador del mexicano Ruddy Hernández. Entre las preguntas, se abordó el tema de primer pleito entre el nica y azteca, de cómo lo vivieron y lo que significó para González convertirse en tetracampeón del mundo.

También Cuadras insistió en una pelea con Román en lo que resta del año y hasta dijo que sería capaz de subir a 118 libras. “En peso pesado peleo, pero lo que quiero es la revancha”, señaló Cuadras. Por cierto, el mexicano debe superar a Carmona este sábado y con contundencia si en verdad quiere otra oportunidad ante el nica. Triunfar es clave y lo sabe.

Clima puede afectar

En Nueva York, tras la caída de una tormenta de nieve este martes, no se percibe un ambiente de interés por la cartelera del sábado. Frente al hotel donde me hospedo se encuentra el Madison Square Garden, en la entrada principal se puede observar un enorme anuncio de la velada, pero la gente realmente está enfocada en proteger su salud, muchos prefieren quedarse en sus casas por el inclemente frío y peor aún cuando cae una fuerte nevada.

Caminar ayer por las calles de Nueva York era un suplicio. Corría dos riesgos, resbalarme en cualquier momento por el hielo y exponer a que mis equipos de trabajo sufrieran un daño. Afortunadamente la distancia entre el hotel de Román y en el que me hospedo, es corta, eso ayudó a no salir tanto al aire libre. Ojalá y que hoy no siga nevando, aun así el frío continuará estremeciendo los huesos con sus temperaturas por debajo de cero grados.