• Enviado Especial / Nueva York |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Siempre cumple. Román “Chocolatito” González tuvo ayer su última sesión de entrenamiento en el gimnasio Méndez, en Nueva York, donde varios aficionados estuvieron pendientes a cada movimiento y suspiro del tetracampeón, que brindó un espectáculo en el mascoteo con su entrenador Wilmer Hernández. Román marcó 114.6 libras, 400 gramos menos de la categoría 115, tras hora y media de ajetreo con una rutina que incluyó sombras en el ring, golpes al saco, a la pera y salto de cuerda.

En este último entrenamiento sucedió algo curioso. Carlos Blandón, apoderado del “Chocolatito”, pidió a los periodistas que no grabáramos el mascoteo, eso sí, se permitió las fotografías. Afortunadamente tenemos un buen disco duro con imágenes de recursos. Se anunció que este jueves Román descansará en su habitación sin tener que entrenar, habrá que esperar, pueden cambiar de decisión.

Sin actividad. Para hoy no hay actividades programadas por parte de los organizadores de la cartelera. Hasta ahora no se ha dado a conocer cuántos boletos están vendidos, pero da la impresión de que no hay un gran interés ni se percibe un ambiente de boxeo. Estoy convencido que la tormenta de nieve y el fuerte frío que azotan Nueva York han afectado severamente a las promotoras en el aspecto de promoción.

Con el hecho de la suspensión del entrenamiento para los medios el miércoles, se perdió una buena oportunidad de proyectar aún más la cartelera. Estando aquí me convenzo de que el kazajo Gennady Golovkin, a pesar de ser un grandioso peleador, rey de las 160 libras, todavía no es capaz de mover masas en Estados Unidos. Estoy seguro que si el actor principal de la velada fuese Saúl “El Canelo” Álvarez, aunque temblara, nevara y tronaran los relámpagos, la historia sería distinta. Por eso el mexicano tiene el derecho de poner las condiciones que se le plazcan, es la “gallina de los huevos de oro”.

Díaz seguro. El argentino Miguel Díaz está confirmado para ser el cutman de Román en su pelea de este sábado. Díaz, quien trabaja con la empresa Teiken Promotions, es considerado como uno de los mejores hombres trabajando en la esquina de boxeadores como un mermador de heridas e inflamaciones. Otro hombre que ha trabajado en esa área con el nica es Ruddy Hernández, sin embargo, por su compromiso con Carlos Cuadras no podía asumir ese rol.