•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, recibió anoche en su despacho, en privado, al boxeador Román “Chocolatito” González, a quien consideró un “gladiador” por el combate que protagonizó el pasado sábado ante el tailandés Srisaket Sor Rungvisai, quien ganó la pelea por decisión mayoritaria.

“Aquí tenemos al campeón de campeones. Era un gladiador usted, oiga. Un gladiador. Fue una pelea que nos da orgullo a todos, independientemente del resultado, nos da orgullo”, dijo Ortega a González durante el encuentro, según han informado hoy medios oficiales.

González perdió el combate, el invicto y el título de las 115 libras del Consejo Mundial de Boxeo, pero expertos y boxeadores afirman que el nicaragüense debió ganar.

De acuerdo con los medios oficiales, González otorgó a Ortega un par de guantes en los cuales escribió una dedicatoria y su autógrafo.

En la dedicatoria, González escribió: “Tener amigos como la gran mi familia Ortega Murillo es mirar al cielo y ver una estrella brillando. Ustedes son mi estrella especial en mi vida”.

Por otro lado, el apoderado de González, Carlos Blandón, dijo el lunes a El Nuevo Diario que por el fallo había recurrido ante la Comisión Atlética de Nueva York, la cual debe responder en un período de 72 horas.

Ortega se sumó a las voces de respaldo a González, diciendo que lo vio ganar.

“Sentimos que fue una gran victoria, suya, de su familia, del cuerpo técnico que lo apoya y de Nicaragua”, indicó Ortega.

El mandatario continuó diciendo: “Pelea difícil, pero indiscutible la victoria. La verdad es que no lo estamos diciendo nosotros, lo dicen todos los especialistas internacionales, lo han dicho. Toda la gente especializada en el boxeo de las diferentes cadenas lo han dicho, lo han ratificado, es unánime. Por eso le digo, es una victoria y la celebramos como una victoria. Bueno, ahora usted adelante”.

González volvió el lunes a Nicaragua y ha sido atendido por especialistas para ser tratado de las heridas en su cabeza y su ceja derecha, que ocurrieron tras una serie de cabezazos que sufrió en la pelea contra Rungvisai.