•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

 Tras su arribo a Nicaragua procedente de Nueva York, donde debido a un fallo polémico de los jueces fue despojado del título de las 115 libras avalado por el Consejo Mundial de Boxeo (CMB), Román “Chocolatito” González fue operado con éxito de la cortadura que le provocara en el lado derecho de su cabeza uno de los aproximadamente ocho cabezazos que le conectó el retador tailandés Srisaket Sor Rungvisai en el combate del pasado sábado. 

“Ya le realizaron la cirugía, con la que se esperaba mejorar el trabajo que le hicieron en los Estados Unidos”, comentó Wilmer Hernández, entrenador en jefe del cuatro veces campeón mundial, asegurando que “aquí solo mejoraron” lo que los médicos estadounidenses hicieron tras el combate.

Lea más: Las fuertes críticas al apoderado de González 

“De las dos cortadas que Román sufrió, la más profunda fue la de la cabeza”, comentó Hernández, asegurando además que “ambos cortes eran suficientes para que decidieran parar el combate, pero no fue así y González tuvo que realizar una demostración de bravura para sobreponerse a tales heridas.

De acuerdo con Wilmer, que el sábado debutó como la principal voz de mando de la esquina del “Chocolatito”, “ahora solo falta que el campeón se recupere”. 

“No puedo asegurar cuánto tiempo tardará la recuperación, pero sí puedo decir que vamos a dar un mes para empezar a tener acción al suave”, dijo el estratega.  

Consultado sobre el posible viaje a México para tratar las cortaduras de Román, Hernández aseguró no saber sobre otro viaje que no sea el que está programado para las últimas semanas de abril, que es a Japón a una reunión con Akihiko Honda, el apoderado del “Chocolatito”.

Anoche, González sostuvo un encuentro con el presidente Daniel Ortega. Para leer la dedicatoria que le hizo el boxeador al mandatario, haga click aquí