• |
  • |
  • Edición Impresa

Un penal convertido en gol por Lionel Messi dejó ayer a una pálida Argentina en zona de clasificación por Sudamérica al Mundial de Rusia al vencer a Chile 1-0, en un partido de la decimotercera fecha en el estadio Monumental.

A los 16 minutos, tras un penal polémico marcado por el árbitro brasileño Sandro Ricci, Messi impactó en la red desde los doce pasos con un remate de zurda, esquinado y colocado con maestría junto al poste izquierdo, ante casi 60,000 aficionados.

Ricci tuvo una participación esencial en dos jugadas determinantes y ambas protagonizadas por el chileno José Fuenzalida. Primero le anuló un gol por presunta posición adelantada y después sancionó el penal por una dudosa infracción suya a Ángel Di María.

El terreno de juego estaba insólitamente embarrado, sin lluvia, a raíz de un riego excesivo. Argentina jugará el martes en la fecha 14 contra Bolivia en La Paz y Chile, ahora complicado en la tabla, se medirá con Venezuela en Santiago.

Sin genio

Argentina volvió a desnudar su alarmante falta de un cerebro en el medio campo, una usina creadora, un gestador de jugadas. Alguien que supiese hacer una pausa con inteligencia estratégica y mover los hilos del equipo.

Tuvo que ser Messi quien cumpliera ese rol una sola vez, con destello de talento. Le puso un pase asombroso de 35 metros a Di María y lo dejó solo por la franja izquierda para avanzar hacia el gol. Le tapó Claudio Bravo un tardío remate al ‘Fideo’ en estupendo bloqueo fuera del área.

Otra vez, el juego apagado y sin luces de la Albiceleste enfrío a una multitud que en el arranque alentaba en forma atronadora. Es raro lo que planeó el DT Edgardo Bauza. Armó un equipo partido en dos y así lo sufrió en la cancha. Eran cuatro delanteros: Messi, Di María, Gonzalo Higuaín y Sergio Agüero. Y atrás seis hombres en defensa sumados los volantes Javier Mascherano y Lucas Biglia.

Chile no se amilanó y desplegó su futbol compacto con la intención de progresar en el campo ordenadamente. Se proyectaban por las bandas Mauricio Isla y Jean Beausejour. Jugaban al pase corto en el medio Francisco Silva, Charles Aranguiz, Pablo Hernández y Eduardo Vargas.