•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En el montículo del campo de beisbol de la Universidad Americana (UAM), la figura del granadino Denis Martínez lució tan imponente como aquel 28 de julio de 1991 cuando con el uniforme de los Expos de Montreal le lanzó un juego perfecto a los Dodgers de Los Ángeles. “El presidente” estaba en la loma de los infartos, no para procurar una nueva hazaña, sino para realizar el primer lanzamiento en la inauguración de la segunda edición del torneo de beisbol colegial Perfect Game League, un proyecto con el que el latino más ganador de todos los tiempos en Grandes Ligas, con 245 triunfos, pretende demostrar que “la educación y el deporte son las claves de la sociedad”. 

Frente a Denis, en el cajón de bateo, no estaba Chris Gwynn, aquel bateador que con su línea violenta por el jardín central amenazó con acabar el juego perfecto, pero que al final se convirtió en el out 27, sino Luis Roberto Clemente, el hijo del mítico beisbolista puertorriqueño Roberto Clemente. Detrás del home plate, listo para recibir el envío de Martínez, no estaba Ron Hassey, el receptor que trabajó con él aquel histórico 28 de julio, sino Leslie “Pee Wee” Harrison, el otrora basquetbolista que ahora es un orador motivacional. 

Con los tres protagonistas listos y con el público a la expectativa de cada uno de sus movimientos, Denis tomó la bola y la tiró, no con la misma velocidad de antaño, pero sí con la misma astucia, haciendo abanicar a Clemente. El momento fue tan especial, que los espectadores pidieron que volviera a repetirse, y Martínez le clavó el segundo strike al segundo hijo de Roberto Clemente. Con cuenta de cero bolas y dos strikes, Luis Roberto no quiso ser ponchado y el tercer lanzamiento no se dio. Así quedó inaugurada la segunda edición del torneo de beisbol que promueve Denis, el más grande entre los lanzadores que Nicaragua haya dado a luz.

En crecimiento

A diferencia del año pasado, cuando fueron cuatro los equipos que participaron en la Perfect Game League, esta vez, mostrando un crecimiento atractivo, son seis las novenas que se disputarán el título. El colegio Bautista, actual campeón del evento, buscará defender su título ante el equipo del colegio Calasanz, los subcampeones de la pasada edición; y ante los conjuntos del colegio Centroamérica y del Dt. Mary School, además de los nuevos competidores, el colegio Público de Esquipulas y el colegio Nuestra Señora de Guadalupe. 

Por otro lado, el proyecto con el que Martínez y Ayestas pretenden demostrar que el deporte y la educación son claves de la sociedad, se ha extendido a otras disciplinas deportivas, las cuales son atletismo, voleibol, baloncesto, ajedrez y futbol. Esto representa un gran logro en cuanto a la inclusión de más jóvenes en un programa que persigue la construcción de una juventud productiva y útil para la sociedad. 

De cara ser más fuerte el impacto de dicho proyecto, Denis está en conversaciones con Luis Roberto Clemente, con quien espera establecer una alianza, pues el hijo de la leyenda boricua es el representante de la Ciudad Deportiva, un programa que ideó Roberto Clemente y que tiene muchas similitudes con lo que está haciendo Martínez en Nicaragua.

Inauguran gimnasio 

Ayer fue un día especial para los estudiantes del St. Mary School, pues Jorge Luis Ayestas y Denis Martínez, acompañados de Luis Roberto Clemente y Leslie “Pee Wee” Harrison, inauguraron un gimnasio multiuso en las instalaciones de dicho colegio.

“Este gimnasio fue construido tomando en cuenta las medidas oficiales de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA)”, comentó Ayestas, añadiendo que “este era un sueño que teníamos desde hace muchos años y hoy por fin lo vemos realizado”.

Asimismo manifestó: “en este escenario deportivo albergaremos torneos intercolegiales y además será un espacio para la comunidad, pues los habitantes de Veracruz tendrán acceso a él”.

Harrison, un espectáculo

La figura que más se destacó en la inauguración del gimnasio fue Leslie “Pee Wee” Harrison, un exjugador de baloncesto, que valiéndose de sus habilidades manejando el balón captó la atención de los estudiantes y aprovechó la oportunidad para darles un mensaje motivacional.

“Cada uno de ustedes tiene un propósito en la vida, luchen por sus sueños y no permitan que nadie les diga que no pueden alcanzarlos. No olviden que ustedes tienen la solución a los  problemas de su país, pero para ser útiles a la sociedad no deben desenfocarse de los estudios, procuren siempre alcanzar el máximo nivel”, les dijo el motivador estadounidense a los estudiantes, que atraídos por el estilo jocoso de Harrison, se mostraron atentos en todo tiempo. 

Harrison, que cuando le dijeron de una invitación para estar en Nicaragua, solo respondió “díganme cuándo que ahí estaré”, manifestó su agrado por este país, destacando la hospitalidad de su gente y la belleza de sus paisajes.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus