• |
  • |
  • Edición Impresa

A sus 18 años a Kylian Mbappé le suenan los oídos con frecuencia en los últimos días. Su nombre se repite con la misma frecuencia con la de un jugador llamado a grandes hazañas en grandes clubes.

Por vez primera en una convocatoria de la selección, el atacante del Mónaco disputó 12 minutos en sustitución de Dimitri Payet. Insuficiente todavía para conocer el verdadero potencial de esta joven estrella.

El duelo amistoso contra España puede ser una buena oportunidad para que se vea al auténtico Mbappé. Un rival de entidad puede marcar la eclosión de un jugador que poco duda que estará entre los mejores en los próximos años.

Empezando por su seleccionador, Didier Deschamps, poco adepto de las alabanzas, que no duda en considerarle un futbolista excepcional.

La excepción en el caso de Mbappé viene, según el técnico, por la madurez que muestra y la frialdad con la que resuelve los duelos, uno contra uno, frente al portero.

“Tiene 18 años y es maduro. Todavía tiene que superar etapas, pero es precoz en todo lo que hace. Lo que le caracteriza es que con su velocidad de carrera y de gestos, tiene una gran tranquilidad frente al portero, algo que no es normal para su edad. Tiene esa frialdad de ser lúcido y eficaz, a la vez que calmado”, asegura Deschamps.

DEPREDADOR

Los 19 tantos conseguidos esta temporada son un buen testimonio de que Mbappé no es un atacante tímido que se quede en blanco delante de la portería.

Es más un matador, un jugador de precisión quirúrgica, capaz de resolver duelos con el mismo gesto de quien cambia una bombilla.

Resta por ver cómo asume Mbappé la presión de tener en sus espaldas los focos de la urgencia. Acostumbrado a que todo le vaya bien, el joven futbolista nacido en París pero formado en la cantera del Principado, se ha hecho con un puesto titular en el club máximo goleador de Europa.

Ha contribuido a que el Mónaco sea líder del campeonato galo pero, sobre todo, esté en cuartos de final de la Liga de Campeones.

Lo ha hecho con el viento a favor, porque en el Mónaco todo va bien. Deschamps reconoció que es joven, que todavía tiene que superar escalones y, sobre todo, conocer cómo se comporta Mbappé ante la adversidad.

“Está claro que tiene mucha calidad, pero todavía es muy joven. Se habla mucho de él en España y en Francia. Está descubriendo la selección y lo que nos ha mostrado es de un nivel muy alto”, comentó el técnico.

Prudencia también le recomendó su nuevo compañero en la selección Antoine Griezmann, que también conoció los peligros de la excesiva presión, aunque en su caso de forma más progresiva.

“Hay que tener cuidado con las comparaciones”, dijo el delantero del Atlético de Madrid conocedor de que el nombre de Mbappé suele aparecer asociado al de Thierry Henry, máximo goleador de la historia de Francia.