•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cheslor Cuthbert y Everth Cabrera estuvieron cara a cara en el duelo que los Reales de Kansas City le ganaron 7-4 a los Medias Blancas de Chicago. El primero se mostró incidente, consiguiendo par de imparables, entre ellos un trancazo de cuatro bases, mientras que el segundo, apagado al inicio, consiguió conectar un sencillo en su último turno al bate.

El primero en llegar a la caja de bateo fue Cuthbert, quien ante los envíos del abridor Chris Volstad solo pudo conectar un inofensivo elevado a la zona del jardín derecho. Por su parte, Cabrera apareció en escena en el segundo episodio, fallando en línea a las manos del pícher Nathan Alan Karns.

En el tercer inning Cheslor se vengó del carabinero de los Medias Blancas y le conectó con tanta fuerza un cambio de velocidad que la pelota viajó al otro lado de la barda del bosque izquierdo, sumando su segundo bambinazo del Spring Training.

Fue hasta el quinto episodio que ambos nicaragüenses coincidieron a la ofensiva. En la parte alta, Cabrera abrió tanda por los de Chicago y fue dominado en roletazo a la segunda base, mientras que Cheslor, encargado de iniciar la vuelta por Kansas en el cierre de la entrada, alcanzó la primera almohadilla gracias a un error del short stop, Tim Anderson.  Luego, tras batazo de Eric Hosmer, el costeño fue víctima de una jugada de doble matanza en la que el nandaimeño se encargó de ponerlo out en la intermedia.

Bien a la defensiva, Cabrera no lograba mostrarse incidente con el madero en mano, incluso, en su tercer turno volvió a ser dominado. Contrario a esto, el originario de Corn Island siguió con su buen momento y en el cierre descifró a Zack Burdi, ligándole un sencillo por el jardín central, para luego ser sustituido por un corredor emergente.

Con Cuthbert ya fuera de juego, Cabrera tuvo una oportunidad más para no irse en blanco y la supo aprovechar. Ante el relevista Eric Stout, Everth conectó un batazo dentro del cuadro, apuntándose su único sencillo.