• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

En el Estadio Nacional de Futbol todavía se escucha el eco de las más de 10 mil voces que anoche gritaron sin cesar ¡Si se pudo!, alentando a la Selección Nacional de Futbol que conquistó su pase a Copa Oro, esta goleó a Haití.

LA  FURIA PINOLERA EN LAS GRADERÍAS SE HIZO SENTIR DESDE HORAS ANTES DEL PARTIDO EN EL ESTADIO NACIONAL.

Los tres goles de Juan Barrera provocaron un estallido de júbilo en las graderías. El grito del ¡gol! reventó las cuerdas vocales, lo ilógico se convirtió en realidad, el milagro sucedió, Dios se vistió de azul y blanco. Ahora si no hubo lágrimas de amargura como en el 2015 contra Jamaica, esta vez el llanto fue de felicidad, los que tuvieron fe inquebrantable vivieron una noche histórica de una remontada que dio el boleto a Copa Oro.

EL ONCE HISTÓRICO QUE MANDÓ HENRY DUARTE A LA CANCHA SERÁ RECORDADO SIEMPRE.

Lo más impresionante después de finalizado el encuentro fue ver a la multitud cantando el himno nacional de Nicaragua, siendo dirigidos por Juan Barrera, el hombre que tomó el micrófono para darle gracias a Dios y a la gente que jamás perdió la fe.

De interés: Revisá aquí todas las notas sobre la selección de fútbol

Los niños no se perdieron ni un segundo, sin duda también se emocionaron.

El momento en el que se cantó el himno nacional fue emotivo para los futbolistas.

LOS ROSTROS SE PINTARON DE AZUL Y BLANCO.