•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Los Medias Blancas de Chicago decidieron enviar a su equipo Triple A al nandaimeño Everth Cabrera, quien durante el Spring Training acumuló un promedio ofensivo de 239 puntos, producto de 11 imparables en 46 turnos al bate.

Cabrera conectó dos jonrones, remolcó 9 carreras, anotó otras 11 y se robó dos bases. 

El nicaragüense viajó el pasado 8 de febrero a Estados Unidos para integrarse al Spring Training de los Medios Blancas.

Fue a inicios de este año que se supo que Cabrera había llamado la atención de los Medias Blancas de Chicago, luego de su participación en la Liga de Beisbol Profesional de Nicaragua con los Indios del Bóer y los Tigres de Chinandega.

Everth iniciará la temporada con los Caballeros de Charlotte, desde donde buscará seguir demostrando que todavía cuanta con las herramientas para ser un jugador de Grandes Ligas, escenario en el que debutó en el 2009 con los Padres de San Diego. 

Cabrera, que en el 2012 fue el líder en bases robadas de la Liga Nacional con 44, jugó por última vez en Las Mayores en el año 2015, vistiendo entonces el uniforme de los Orioles de Baltimore.

Problemas de adicción lo hicieron tocar fondo, pero tras un proceso de rehabilitación en Cuba, retomó el camino y empezó la reconstrucción de su carrera.

Una vez superados sus problemas personales, Everth se unió a los Tigres de Chinandega, con quienes ganó el título de la Liga de Beisbol Profesional Nacional (LBPN)  y la Serie Latinoamericana, campeonatos que le sirvieron para que los Medias Blancas decidieran darle una nueva oportunidad de escalar a la cima del beisbol. 

Cuando se anunció que a Cabrera le habían dado un contrato de Ligas Menores, pocos creyeron que lograra una actuación destacada; sin embargo, el nicaragüense sobrevivió hasta el último recorte de jugadores y se mostró tan bien que la gerencia del equipo decidió mandarlo a Triple A, a tan solo un paso de la “Gran Carpa”. Ahora dependerá de su determinación para que cuando se presente la oportunidad lo puedan ascender. 

Durante su carrera de cinco siete años en Grandes Ligas, Cabrera acumuló un promedio ofensivo de .246, conectó 450 hits, entre ellos 12 jonrones. Además empujó 132 carreras y anotó 228. A esto súmenle que robó 138 bases. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus