•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dani Cadena atesora en su memoria, como el recuerdo más grato y más emocionante, el partido del pasado martes 28 de marzo, en el que la Selección Nicaragüense de Futbol logró forjar una gesta del tamaño de una montaña, al remontar un partido que tenían perdido con diferencia de dos goles ante un equipo difícil como lo es Haití.

Según Cadena, el 90 por ciento de las personas que estaban en el estadio no creía en la remontada. “Me gusta ser sincero y estoy seguro que no creían ni mi papá ni mi mamá en que podíamos remontar, solo mi novia, y eso porque es mi novia. En el minuto 80 tampoco creí, hablé con Luis Fernando Copete y le dije: ‘esto no se saca porque no logramos marcar’, pero bueno, gracias a Dios lo logramos”, mencionó el jugador.

“Yo dudé cuando le pregunté al árbitro cuánto faltaba y me dijo que diez minutos más el descuento, en ese momento estaba con Jason Casco al lado mío y Marlon el ‘Chino’ López. Ellos me dijeron: ‘Esto está difícil’, pero no se pierde la esperanza hasta que se termina un partido. Ese es el momento más especial de mi carrera por varios factores, el hecho de ser sacado de la selección luego volver a ser convocado, tener una buena participación en la Copa Centroamericana y clasificar a la Copa Oro de esta manera”, dijo emocionado Cadena.

De interés: Barrera obra el milagro

Cadena viajará hoy a las seis de la mañana rumbo a Islandia para reportarse con su equipo. “Mañana por la mañana viajo a Islandia, voy al frío, al hielo, espero estar en la Copa de Oro, siempre y cuando el profesor Henry Duarte confíe en mí. Ojalá podamos pasar de grupo, según el profe, lo lograremos”, finalizó Dani Cadena, que desde que fue colocado como enganche en el mediocampo ha protagonizado estupendas labores.

Lea: Henry Duarte: “La fe está intacta”