•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Román González perdió más que su título de peso supermosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), la noche del 18 de marzo contra Srisaket Sor Rungvisai en el Madison Square Garden en Nueva York. También perdió su estatus mítico de mejor peleador del mundo. Ahora, él anhela la venganza. 

“Román realmente quiere recuperar sus títulos, así que tenemos que esperar para ver qué pasa con Rungvisai y qué pasa con el CMB”, dijo Tom Loeffler, director general de K2 Promotions, que tiene influencia en las apariciones del ‘Chocolatito’ junto a las promociones de Teiken Promotions, empresa de Akihiko Honda, promotora internacional del nica. 

Al entrar en el evento del 18 de marzo, el CMB había ordenado que el ganador de González-Rungvisai y Carlos Cuadras-David Carmona tendría que pelear a continuación. No está claro si el CMB se quedará con ese mandato donde el campeón ahora tendrá que enfrentar a Cuadras o conceder a González una revancha inmediata con el duro luchador tailandés.

“Sé que si hay alguna oportunidad de recuperar sus títulos, definitivamente (Román) la querrá”, dijo Loeffler, de la estrella nicaragüense, quien cayó a 46-1 (38 KO). “La mayoría de la gente pensó que ganó la pelea, pero a menos que pueda conseguir una revancha va a ser difícil probar eso”. Esta pelea fue una agotadora batalla a 12 asaltos que vio a los dos hombres llevar cuero a lo largo. González fue cortado gravemente sobre su ojo derecho debido a un choque de cabezas (que eran frecuentes en esta pelea) y estaba sangrando profundamente durante la segunda mitad del enfrentamiento. Está claro que ambos boxeadores necesitan un poco de tiempo fuera del ring.

“Ambos, Román y Rungvisai fueron al hospital después de la pelea, Román consiguió mermar sus cortes, Rungvisai estaba bajo observación en la sala de emergencias, así que fue una pelea físicamente difícil y agotadora para ambos chicos”, agregó Loeffler.