•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La británica Johanna Konta, décima favorita, venció ayer a la danesa Caroline Wozniacki, duodécima sembrada, en la final del torneo de Miami, de categoría Premier en la rama femenina. Konta venció a Wozniacki por 6-4, 6-3 y con esta victoria trepa al séptimo lugar del ránking femenino.

La británica ganó un premio de 1,175,505 dólares. Un primer set reñido le dio la ventaja a Konta por 6-4, no sin antes verse en aprietos por momentos frente a la danesa, una ex número uno del orbe. En el quinto game del primer set, Konta tomó la delantera y de ahí en adelante protegió su servicio, aunque Wozniacki después se acercó 4-3 y empató 4-4 con un quiebre.

Empero, la inglesa abrió el segundo quebrando a la danesa para encarrilar su victoria. Konta es la primera británica que llega a una final en Miami. El encuentro entre ambas jugadoras fue una final inédita, aunque fue el octavo enfrentamiento en una final de Miami entre dos europeas.

A la danesa no le funcionó en esta ocasión el jugar desde el fondo a la defensiva esperando por los errores de Konta, como lo había hecho ante la checa Karolina Pliskova, la segunda favorita del torneo. Wozniacki fue atendida por el personal médico en el segundo set por una aparente lesión en su pie derecho, cuando ganaba por 2-1.

La danesa se metió en esta instancia al vencer en semifinales a la checa Pliskova, segunda favorita, en tres sets. Mientras a Wozniacki se le escapó su título 26 del circuito, Konta ganó su tercero. Esta fue la primera vez que Wozniacki llegaba a una final de Miami, ya que su anterior mejor actuación había sido una semifinal en el 2012 cuando cayó ante la rusa Maria Sharapova.

En tanto, Konta también ha tenido un excelente torneo, dejando fuera a la rumana Simona Halep, tercera favorita, y a la estadounidense Venus Williams, quien venía teniendo un excelente año con una final en el Abierto de Australia, donde cayó ante su hermana Serena.

En apenas su segunda aparición en Miami, Konta, de 25 años, mejoró así su actuación del año pasado, cuando cayó en cuartos ante la bielorrusa Victoria Azarenka