•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Real Madrid, líder de la Liga española, retoma el pulso de la competición tras el parón por partidos internacionales, recibiendo al Alavés en un encuentro en el que Zinedine Zidane apostará por las rotaciones, con el objetivo de tener frescos a jugadores claves en un mes de abril decisivo.

En plena guerra de difamación a la imagen del Real Madrid y sus valores tras unas declaraciones de Gerard Piqué que han calado en el madridismo, regresa la competición doméstica para el equipo de un Zinedine Zidane que intenta poner el foco en lo deportivo.

Ninguna polémica tiene que descentrar a su equipo del terreno de juego, consciente el técnico francés de que el mes de abril, con duelos ante el propio Barcelona o Atlético de Madrid más la eliminatoria de Liga de Campeones frente al Bayern, es trascendental para acabar la temporada logrando títulos de los grandes.

Arranca ante un Alavés que ya sorprendió a Barcelona y Atlético de Madrid. Sin excesos de confianza pero sí retoques en un equipo titular que medirá esfuerzos ante el aluvión de partidos que le vienen. El técnico madridista prescinde de Keylor Navas, Marcelo y Sergio Ramos en la convocatoria.

Concederá minutos en portería a Kiko Casilla, siempre firme en sus apariciones, y protege a Keylor, tras solo dos entrenamientos después de sus partidos con Costa Rica y viaje transoceánico, a quien últimamente la afición madridista examina al detalle cada una de sus acciones. En defensa las ausencias de Sergio Ramos y Marcelo hacen poco probable el descanso de Dani Carvajal. Al centro de la defensa regresarán Pepe y Raphael Varane tras sus lesiones, con Nacho de comodín pasando al lateral izquierdo.

Juega la BBC

Donde no parece que Zidane conceda descansos de inicio será en el tridente ofensivo y una BBC que quiere goles para aumentar la moral en abril. Cristiano, apercibido de sanción, puede forzar la amarilla para no jugar en Leganés y llegar sin peligro a partidos claves como los del Atlético de Madrid y Barcelona. Y en el centro del campo con Casemiro sancionado, Mateo Kovacic e Isco Alarcón cuentan con opciones de jugar de inicio.

La táctica y fortaleza defensiva del Deportivo Alavés pondrán a prueba mañana la condición de invicto del Real Madrid en el Santiago Bernabéu, un estadio donde regresa diez años después y donde intentará cosechar el segundo triunfo en las tres visitas que ha llevado a cabo a la capital en la historia.

Mauricio Pellegrino no podrá contar para este choque con uno de sus hombres referentes en el centro del campo, el canterano madridista Marcos Llorente, que no puede enfrentarse al equipo que cuenta con sus derechos por contrato, por lo que suplirá esta baja con el colombiano Dani Torres, ya que el serbio Nenad Krsticic se ha caído de la convocatoria por unas molestias musculares.

También se han quedado fuera Carlos Vigaray por lesión y Rubén Sobrino que continúa al margen del grupo por recaída en una rotura de fibras que sufrió hace más de un mes y no podrán ayudar a sus compañeros para intentar conseguir la hazaña ante el plantel de Zinedine Zidane.