•   Houston, Texas, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los Indios de Cleveland se convirtieron en el equipo favorito de la Liga Americana en llegar de nuevo este año a la Serie Mundial después de haber sido la pasada temporada el equipo revelación que se quedaron a las puertas del título del Clásico la Serie Mundial.

Sin embargo, los históricos y legendarios Yanquis de Nueva York, aunque han cambiado su política de mantener una plantilla en base al joven talento que han formado y conseguido con los traspasos, siguen siendo el equipo con mayor poder económico y buscarán volver a la cima.

Luego de su protagonismo en el Clásico de Otoño del 2016, en el que perdieron en el séptimo juego a extra innings ante los Cachorros de Chicago, los Indios acapararon toda la atención por el gran equipo que habían formado en base sobre todo al joven talento que poseen.

La “tribu” reforzó sus cuadros y posee un grupo sólido de lanzadores, y además se hizo de los servicios del antesalista dominicano Edwin Encarnación, un veterano explosivo con el bate, que será de gran ayuda.

Además cuentan con el parador en corto puertorriqueño Francisco Lindor, la joven promesa que cada día va a más con su juego.

Encarnación plasmó su firma con los Indios para ser el cuarto bate de esa novena, luego de conectar 42 jonrones para los Azulejos de Toronto la temporada pasada.

Su rotación se mantiene dominante con Corey Kluber, el venezolano Carlos Carrasco, el dominicano Danny Salazar, Trevor Bauer y Josh Tomlin, cada uno con al menos 11 triunfos la temporada pasada.

Los Yanquis siguen en busca de reencontrar el camino del protagonismo, pero siguen se mantienen como un equipo en transición que tendrán como objetivo llegar a la fase final, pero que al mismo tiempo sigue reforzándose para el futuro.

Con una serie de jugadores nuevos, su mayor cantidad desde 1996, los Yanquis pretenden encontrar su verdadero potencial, como el de aquel equipo que tuvo a Derek Jeter haciendo su debut a los 22 años de edad.

El lanzador Andy Pettite logró 21 triunfos a sus 24 años, y el cerrador panameño Mariano Rivera empezaba a destacar.

Los novatos de este año se integran a unos Yanquis que quedaron cuartos en la División Este la temporada pasada, y que han invertido fuertes sumas de dinero, como los 86 millones de dólares para hacerse de los servicios del cerrador cubano Aroldis Chapman con un contrato de cinco temporadas, y que la pasada fue pieza clave en el cuadro de relevos, especialmente con los Cachorros.