•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con ventaja de 2-0 en la serie, los Indios del Bóer llegaron a territorio segoviano haciendo planes de completar la barrida, pero no contaban con la astucia de José Luis Sáenz y la inspiración de la ofensiva de Nueva Segovia, que en el primer juego de la doble jornada dominical consiguió imponerse 5-2, destrozando así las expectativas de la Tribu que, aunque no logró el primer objetivo, sí ganó la serie 3-1 al imponerse 2-0 en el partido de fondo.

En el primer juego, los Indios golpearon primero, adelantándose 1-0 en tan solo la primera entrada, pero su abridor, el derecho Braulio Silva, fue tempranamente sacudido por la ofensiva segoviana, que en el cierre del episodio le dio vuelta al marcador, estableciéndolo en 3-1. Un inning más tarde, ante el relevista Ángel Obando, el equipo local volvió a la carga y reformó la pizarra a 5-1, mientras su hombre en el montículo, el diestro José Luis Sáenz, maniataba a la artillería capitalina.

Con Sáenz y el chavalo Obando trenzados en un duelo de picheo, fue necesario esperar hasta  la sexta entrada para que los Indios movieran el marcador a 5-2, aprovechando un doblete de Wiston Dávila y un lanzamiento descontrolado del carabinero segoviano. Desde entonces no hubo más cambios en la pizarra. Sáenz cargó con el triunfo y Silva con la derrota.

En el segundo encuentro, bastó un cuadrangular de Javier Robles, el sexto de la campaña, y una carrera más en la parte alta de la séptima entrada, para que Fulvio Delgado y los Indios se encaminaran a una victoria por 2-0 que les permitió ganar la serie 3-1. De esta forma, el Bóer quedó con balance de 15-9, siempre en la cima del grupo B.

RIVAS BOMBARDEA

El Frente Sur fue inmisericorde con Jinotega, equipo al que noqueó por partida doble. A primera hora, los rivenses triunfaron 10-0, siendo el pícher ganador Pedro Torres y el perdedor Harvin Herrera. Luego, a segunda hora, el día siguió siendo gris para el conjunto norteño, que víctima de la feroz ofensiva del Rivas cayó por nocaut de 19-2, resultado que les permitió a los sureños ganar la serie con balance de tres victorias y una derrota.

Por su parte, Zelaya Central sorprendió a Carazo en el primer duelo de la jornada dominical y lo venció 3-1, con Nelson Martínez apuntándose la victoria, Berman González el salvamento y Freddy Corea la derrota. En el segundo choque, los Gigantes, de la mano de González, volvieron a crecerse ante los Cafeteros, derrotándolos 6-5 y sacándoles el empate de la serie.  

Por otro lado. en el cuarto duelo de la serie entre ambos, el San Fernando derrotó 8-6 a los Naranjeros de Chinandega. Pedro Moraga consiguió la victoria y lo respaldó Bryan Jarquín, quien se apuntó juego salvado. Por los occidentales Jesús Garrido fue el derrotado. Este triunfo le permitió a los de Masaya igualar la serie a dos éxitos por bando.