•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Sevilla sigue en depresión, con su cuarta jornada seguida sin vencer, y pierde la tercera plaza en la clasificación con el empate a cero ante un Sporting al que el punto tampoco le sirve de mucho en su lucha por salir de los puestos de descenso.

Los visitantes fueron mejores en la primera parte, pero en la segunda, los locales apretaron mucho para sumar tres puntos que al final se le negaron por su falta de eficacia en los remates.

Arrancó el partido con resultados de la jornada que hicieron despertar aún más a ambos contendientes, pues el Atlético de Madrid, con su triunfo en Málaga, había arrebatado la tercera plaza en la tabla a los sevillistas y el empate del Leganés en San Sebastián había aumentado la ventaja de los madrileños en el objetivo del Sporting de salir del descenso.

El equipo que entrena Joan Francesc Ferrer “Rubi” necesitaba más que el empate en el Sánchez Pizjuán para recortar las diferencias en este tramo final del torneo y el del argentino Jorge Sampaoli lo mismo para seguir tercero.

Pese a las notables diferencias en la clasificación, las sensaciones con las que se afrontó el partido estaban intercambiadas, con el conjunto asturiano reforzado después de su convincente victoria ante un rival directo como el Granada (3-1) y el andaluz en horas bajas con tres jornadas sin ganar -dos empates y una derrota- y la eliminación en la Liga de Campeones.

El Sporting entró fácilmente por la banda izquierda en una primera fase del partido en la que el equipo de Nervión no encontró su sitio pese a que una jugada de Víctor Machín “Vitolo” acabó con un remate del francés Samir Nasri que hizo intervenir al meta Iván Cuéllar.

No concretan

El Sevilla fue el que tocó más el balón, pero con un futbol lento y previsible para la defensa visitante, que no pasó por apuros pese al intento desde lejos del argentino Joaquín “Tucu” Correa que hizo actuar otra vez a Cuéllar.

A los cuatro minutos de la reanudación sí llegó una gran ocasión de los locales para abrir el marcador, en una incursión de Vitolo con un remate fuerte ajustado a un palo que motivó una magnífica parada de Cuéllar, quien volvía al equipo tras estar sancionado la pasada jornada.

Esa acción varió poco el discurrir del choque, porque el Sevilla mantuvo su despiste y sus pérdidas de balón y el Sporting sus ganas de sorprender.

El 0-0 se tradujo en un partido abierto con el paso de los minutos ya que el conjunto hispalense lo intentó a la desesperada, fue más constante en el ataque y gozó oportunidades ante un adversario que dio por bueno un punto que logró no sin pasar un mal trago en los momentos postreros.